jueves, 14 de mayo de 2020

Hacer lo Imposible: quinto trabajo del Hércules moderno


Amigo o amiga, imagina por un instante que eres un Hércules moderno, el cual debe realizar una penitencia de obligado cumplimiento impuesta por la más alta autoridad de tu sociedad para poder resarcirte de un grave daño causado en antaño, y con éste objetivo –beneplácito del Oráculo de Delfos mediante- se te encomienda que realices el total de Los Doce Trabajos de Hércules. Por lo que, tras haber acometido con éxito los cuatro primeros, debes ahora enfrentarte al quinto trabajo que es limpiar los establos de Augías en un solo día. No cabe decirte, sea dicho de paso, que por mucho que viajes hasta la Élide en la actual región griega occidental de Pirgos, no hallarás los míticos establos del rey de Élide al que llamaban Augías, los cuales eran famosos tanto por poseer el mayor rebaño de todo el país como por su enorme cantidad de excrementos acumulados al no haber sido limpiados nunca. Por lo que únicamente te queda afrontar el trabajo metafóricamente; es decir, finalizar con aquello que los establos de Augías representan, que no es otra cosa que hacer lo Imposible. Dicho lo cual, la pregunta pertinente es: ¿cómo hacer lo Imposible?.

Como sabemos, lo Imposible es aquello que no puede Ser, no puede Existir, y no puede Suceder. Es decir, concebimos lo Imposible como la ausencia del espacio de lo Posible que puede Ser, puede Existir y puede Suceder. O dicho en otras palabras, lo Imposible es la negación radical de lo Posible en un universo cuyo sistema de referencias se constituye a partir de valores absolutos. Aunque, ciertamente, el hombre desconoce la insondable naturaleza del Universo, por lo que cree saber aun sin un conocimiento absoluto del mismo, de lo que se deduce que dicho conocimiento participa de manera singular e inherente del sistema de creencias del ser humano bajo la limitación de su propia lógica. Es por ello que si nos abrimos a la posibilidad de que el Universo no se constituya a partir de valores absolutos sino relativos, lo que en él suceda depende tanto del sistema multidimensional referente como del espacio-tiempo relativo del quien observa dicho suceso, y es entonces y solo entonces que podremos percibir el Ser, el Existir y el Suceder como polarizaciones ambivalentes por relativas de lo Imposible y lo Posible. Un axioma de partida sobre el que desarrollaremos la materia objeto de reflexión:

1.-Lo Imposible del Ser
Aristóteles ya apuntó en su Metafísica que nada puede existir y no existir a la vez. Una premisa que si bien ha sido reafirmada por la física clásica, actualmente se ve desautoriza por la física cuántica con el famoso experimento teórico del Gato de Schrödinger que recientemente ha sido demostrado por la ciencia moderna mediante el principio de superposición, en el que se pone en evidencia empírica que una partícula compleja puede estar en varios sitios a la vez y al mismo tiempo. Postulado que rebate la idea preconcebida de que al Ser, por ser un punto espacio-temporal determinado por cuatro coordenadas (las tres propias del espacio y una cuarta del tiempo), se le presupone la diáfana identificación de su posición en un tiempo y lugar exacto y concreto dentro de la realidad, por lo que el refutamiento a dicho dogma clásico por el nuevo conocimiento adquirido a la luz de la ciencia invalida la percepción categórica de lo Imposible del Ser. Es decir, allí donde el Ser se manifiesta mediante lo Imposible, puede tener naturaleza de Posible en una realidad paralela por diferente espacio-temporal, y a la inversa, pues bajo la lógica de la física cuántica el Ser no está sujeto a determinación por sus cuatro coordenadas perceptibles para el hombre en una sola realidad cognoscible. De lo que se deduce que un Hércules moderno, frente al reto de hacer lo Imposible, puede acometer con éxito la empresa encomendada en tanto no participe del sistema espacio-temporal referente del Ser objeto que requiere una acción transmutadora de lo Imposible a lo Posible. Ya que en caso contrario nos hallaríamos  frente a una empresa infructífera por incurrir contra los principios de identidad y de no contradicción tanto aristotélicos, en términos de filosofía de la Lógica, como newtonianos, en términos de física clásica.

2.-Lo Imposible del Existir
Pero, más allá de lo Imposible como aquello que no puede Ser, entendiendo éste como entidad con esencia propia y naturaleza objetiva, es decir propio de la manifestación de la realidad por antonomasia, también nos encontramos con lo Imposible de aquello que no puede Existir en su calidad de Idea y de Pensamiento. Veámoslo:

I.-Lo imposible como Idea:
Si concebimos la Idea como aquella realidad intangible a la que podemos atribuir diversos significados, y que asimismo refleja la esencia de una existencia independiente de la realidad sensible, en términos platónicos, y que aún más podemos alcanzarla mediante no solo la intuición intelectual sino a través del imaginario propio del pensamiento creativo, entenderemos que circunscribir la Idea al mundo de lo Imposible es una paradoja, pues no existe Idea imposible. Y más en un mundo humano cuya evolución se fundamenta en transformar en Posible aquellas ideas consideradas en un principio como imposibles. Pero además, si entendemos que la Idea representa un tipo de destello de la esencia de la realidad tan inmutable y eterna como insondable, en términos cosmológicos, y dicha realidad propia del Universo es relativa en su naturaleza inherentemente ambivalente respecto a los opuestos que basculan entre lo Imposible y lo Posible, concebiremos asimismo que toda Idea considerada como Imposible es relativa por dependencia a su sistema de referencias particular, y dentro de éste a su sistema de creencias concreto. Por lo que todo Hércules moderno, frente al reto de hacer lo Imposible como Idea no debe encontrar dificultad alguna, pues dicho trabajo deja de ser un reto desde el preciso instante en que, manifestación de la realidad adecuada mediante, ninguna Idea es Imposible.

II.-Lo imposible como Pensamiento:
Asimismo sucede con lo Imposible como Pensamiento, el cual deriva de la Idea, pues todo pensamiento como estructura neurolingüística que es parte de una Idea como concepto simbólico reflejo ya sea de una realidad tangible como intangible, observable o imaginada. Y como toda Idea considerada como Imposible es relativa por dependencia a su sistema de referencias particular, como ya hemos expuesto, asimismo todo Pensamiento considerado como Imposible también es relativo. Aunque si bien tanto Idea como Pensamiento participan de manera concreta de un sistema de creencias, el Pensamiento de manera más específica forma parte de un sistema referencial de valores morales, por ser el Pensamiento por idiosincrasia de naturaleza cultural. Por lo que todo Hércules moderno, frente al reto de hacer lo Imposible como Pensamiento no debe encontrar mayor dificultad que la de reestructurar su escala de valores culturales, dejando de presentarse dicho trabajo como un reto desde el momento preciso en el que, transgrediendo el propio esquema de pensamientos, ningún Pensamiento es Imposible.

3.-Lo Imposible del Suceder
Y en última instancia, tras haber acometido lo Imposible del Ser y lo Imposible del Existir, tan sólo nos queda por afrontar en el mundo formal del ser humano lo Imposible de Suceder, que asimismo podemos entenderlo como lo Imposible como Hecho en términos de acción manifestada. Un aspecto que, desde un enfoque ontológico, ya desarrollé con anterioridad en la reflexión sobre la Impotencia (Ver: La Impotencia, en su falta de fuerza necesaria para el cambio, reorganiza constantemente nuestro universo personal). Pero volviendo al terreno metafísico stricto sensu, si entendemos que el Suceder, o más popularmente hablando el Hecho, es una acción manifestada que se enmarca dentro del campo de las probabilidades de la suma de historias feynmanianas, y que asimismo dicho suceso no es más que un punto del espacio junto con su coordenada del tiempo correspondiente, ello nos conduce a deducir que un suceso es un punto espacio-temporal que para tener relevancia en la dimensión física humana debe:

I.-Por un lado, transitar todas sus opciones posibles de forma simultánea para que la suma de dicho conjunto confluya en un mismo punto.

II.-Y, por otro lado, en éste punto convergente de la suma de historias debe persistir una continuidad temporal, ya que en caso contrario dicho suceso como punto espacio-temporal dejaría de existir tal que parpadeo existencial en una realidad que fluye temporalmente, y que por tanto deja de Ser y Existir a cada nuevo ahora bajo el Principio de Impermanencia, donde nada es nunca siempre igual.

Dicho lo cual, para que un Hércules moderno pueda hacer lo Imposible del Suceder, no solo debe alterar las probabilidades de la suma de historias de un hecho en un horizonte de sucesos posible, sino asimismo ejecutar la acción manifestada desde un sistema temporal alternativo cuyas coordenadas espacio-temporales se rijan por lo Posible dentro de la multidimensión de referencia. Es decir, frente al trabajo de hacer lo Imposible del Suceder, el Hércules moderno solo tendría opción de éxito desde la acción de una dimensión paralela a la humana, que es lo mismo que hacer referencia, conocimiento actual mediante, a actuar sobre la realidad física desde la realidad cuántica, la cual no solo cuenta con la inestimable coordenada del tiempo imaginario que existe en una dirección diferente al tiempo experimentable a escala humana, sino cuya frontera con la dimensión física además es cada vez más difusa.

Pudiendo el Hércules moderno, por tanto y como hemos visto, hacer frente a lo Imposible desde el Ser, desde el Existir y desde el Suceder, podemos augurar su éxito en la tarea encomendada de limpiar los establos de Augías en un solo día, concluyendo así con su quinto trabajo mítico para asombro de escépticos y frustración de maliciosos. No olvidemos que, como se hace eco la mitología, un héroe no deja de ser un semidiós con capacidad de deambular entre varios mundos (dimensionales).


Nota: Para artículos de reflexión sobre filosofía contemporánea del autor se puede acceder online a la recopilación del glosario de términos del Vademécum del ser humano