lunes, 6 de abril de 2020

Las 18 Enseñanzas Sociales que estamos aprendiendo en éstos tiempos de Pandemia


Tras veinticinco días de confinamiento a día de hoy, suma y sigue. Por lo que habiendo pasado el ecuador del enclaustramiento domiciliario, con aún veintiún días pendientes por delante asegurados -si no hay nueva prórroga por orden gubernamental-, podemos ya aventurarnos en señalar algunos de los aprendizajes que como sociedad estamos integrando de manera colectiva en éstos tiempos excepcionales que nos toca protagonizar.

He aquí pues, a modo de entretenimiento reflexivo en un día cualquiera tan indiferente por monótono al resto de días cuyo lugar en el calendario semanal resulta intrascendente, un breve repaso por sintetizado de las grandes enseñanzas adquiridas hasta el momento por la sociedad, agrupadas en cinco áreas temáticas.

I.-Ámbito Internacional

Enseñanza 1: En un mundo globalizado, se producen problemas sanitarios de carácter global bajo el patrón del efecto mariposa propio de la teoría del caos.

Enseñanza 2: El hombre no controla su entorno ambiental, tal y como nos creíamos, por lo que hay que establecer políticas públicas internacionales de prevención multisectorial de cara al futuro.

Enseñanza 3: Las crisis globales sanitarias son doblemente críticas por cobrarse tanto miles de vidas humanas como inducir estados genéricos de hibernación económica, dejando como secuela principal una previsible gran depresión socio-económica.

II.- Ámbito Ambiental

Enseñanza 4: El hombre, mediante una actitud activa y decidida en el control de las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, puede ayudar a revertir el actual punto crítico en el que se encuentra el equilibrio ambiental del planeta como efecto del calentamiento global.

(Como se pone de manifiesto en la baja tasa de contaminación registrada a nivel mundial en tan solo un mes de escasa actividad industrial humana)

Enseñanza 5: La fuerza de la Naturaleza, en ausencia del hombre, tiende a recuperar con celeridad y por reivindicación natural instintiva los espacios perdidos por ocupación humana.

(Como queda patente estos días en los diversos avistamientos de fauna salvaje recorriendo libremente espacios urbanos hasta la fecha no accesibles para la misma)

III.- Ámbito de la Política

Enseñanza 6: En un estado de crisis global la solidaridad internacional es inversamente proporcional a la solidaridad interna de un país. Ergo, concurre que la insolidaridad se impone a la solidaridad a nivel internacional, a la vez que la solidaridad se impone a la insolidaridad a nivel interno de un país.

(Solo hay que revisar la hemeroteca para constatar los conflictos diplomáticos entre países considerados como aliados por expropiar recursos de emergencia sanitaria ajenos, así como el espíritu de cooperación común -no exento de crítica legítima- de las diversas formaciones políticas aun antagónicas en el seno de un mismo Estado por priorizar la defensa del bien común).

Enseñanza 7: Los valores rectores de la Democracia, en un estado de alarma excepcional, se ven claramente mermados afectando de manera directa la condición de la ciudadanía de pleno derecho como figura jurídica, tanto a nivel de derechos civiles (libertad individual), como a nivel de derechos sociales (prestación asistencial).

(Como efecto directo de las restricciones sobre el derecho fundamental de libertad para el conjunto de la sociedad, así como sobre los derechos fundamentales de igualdad, justicia social y asistencia sanitaria impuestas de manera específica contra el estrato poblacional de la tercera edad)

Enseñanza 8: La Política como gobernanza democrática queda supeditada, por gestión del bien común por causa de fuerza mayor, en la Ciencia como gobernanza oligárquica.

(Ya que es la comunidad científica de expertos la que, en este contexto, determinan los parámetros de actuación de la política de los Ejecutivos de cualquier país, con una clara afección directa al funcionamiento ordinario de la vida del conjunto de las sociedades)

IV.- Ámbito Social

Enseñanza 9: La sociedad en su conjunto está preparada para dar el salto a la universalización de la formación e-learning, con inclusión de didácticas pedagógicas activas propias del siglo XXI, en sustitución de la formación presencial hasta la fecha dominante de herencia decimonónica.

(Como estamos viendo en la sustitución normalizada de las clases escolares presenciales por clases online, para la práctica totalidad de estudiantes de los diversos niveles de educación obligatoria y superior)

Enseñanza 10: Una gran parte de la sociedad productiva está sobradamente preparada para el cambio de mentalidad colectiva hacia el teletrabajo, rentabilizando de esta manera recursos, minimizando el impacto de la huella ambiental humana, y reconciliando el ámbito laboral y personal para una mayor calidad de vida.

(Como queda patente en la continuidad de la actividad laboral, aun en estado de confinamiento domiciliario, para aquellos roles profesionales basados en la gestión del conocimiento tanto del sector secundario como terciario de la economía productiva)

Enseñanza 11: La sociedad está asentada por consolidación en un modelo de relación interpersonal, en las diferentes áreas de la actividad humana, sobre las tecnologías de la información y la comunicación.

(Ya que el estado de aislamiento físico de la ciudadanía pone de manifiesto que no supone a su vez un aislamiento social, ni a nivel global, ni laboral o familiar, gracias a la interconexión en red del ser humano vía nuevas tecnologías)

Enseñanza 12: En situación de crisis de emergencia social, y en el contexto de una sociedad ilustrada propia del siglo XXI gracias a los altos estándares alcanzados por una educación universal, el hombre de Razón se impone al hombre de Fe en materia de res publica.

(Puesto que se evidencia en plena actual situación que no es la Religión, como sucedió en otras épocas de la humanidad, sino la Ciencia el instrumento de gestión social en el que se basa el ser humano para resolver ésta crisis humanitaria)

Enseñanza 13: La actual situación excepcional revela la certeza de la precariedad del modelo económico de libre mercado, revalorizando de este modo la imperiosa necesidad social de la implantación de una renta básica universal, como un claro activo humanista de desarrollo y evolución natural de las sociedades, y en pro de salvaguardar la dignidad de vida de las personas en los Estados democráticos de Bienestar Social.

(Pues en una sociedad ultracapitalista -y cada vez mayormente robotizada- con una notable brecha de desigualdad social, el parón que sufre actualmente la economía no solo pone en peligro millones de economías domésticas ya precarias de por sí, cuya subsistencia se basa en rentas de trabajo al día o al mes a mucho estirar, sino que pone en peligro la propia paz social en un horizonte posible de revueltas sociales protagonizables por los más desfavorecidos con una capacidad de reservas muy limitada)

Enseñanza 14: Los servicios públicos, en sus diversas modalidades civiles y militares, deben estar dotados de los suficientes recursos materiales y humanos para asegurar una adecuada cobertura social en situación de necesidad colectiva, para beneficio del bienestar del conjunto de la sociedad.

(Como se ha demostrado ante la flagrante precariedad e insuficiencia de recursos por parte de los servicios sanitarios públicos, entre otros colectivos, en su lucha contra la emergencia pandémica)

Enseñanza 15: La defensa de la libertad individual como valor superior de las sociedades democráticas modernas es compatible, a su vez y en pos del bien común, con un tutelaje mayor del Estado como cuerpo orgánico social en materia de control y vigilancia de la ciudadanía.

(Lo cual, y ante la previsión de una gestión de la sociedad postpandémica, se prevé una normalización social en la implementación de nuevos instrumentos de vigilancia y control de masas a nivel glocal en coexistencia con el derecho de libertad personal de los ciudadanos)

V.- Ámbito de la Ética

Enseñanza 16: La Meritocracia debe imponerse como un alto valor social público a proteger de manera transversal en el conjunto de la sociedad, en detrimento de la Bufonocracia que premia a los bufones sociales en una cultura de ocio de consumismo de masas y cuya inutilidad ha quedado manifiesta en un estado de necesidad social.

(Ahora más que nunca se pone de relieve que los verdaderos héroes sociales no son aquellos que hasta la fecha se consideraban estereotipos de éxito y fama social a emular, tales como futbolistas, gente de la farándula televisiva o youtubers, sino profesionales como sanitarios, investigadores, profesores, o miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, entre otros, cuya retribución económica y prestigio social ha sufrido un injusto agravio comparativo en los últimos años respecto a los primeros)

Enseñanza 17: En una situación de emergencia social, aquellos trabajadores considerados como los últimos en la escala piramidal de estatus social, en términos de prestigio y reconocimiento, son los primeros y más valiosos para la subsistencia común. Por lo que cabe reeducar a partir de ahora la percepción colectiva sobre los diversos roles profesionales de la cadena de valor de la sociedad, bajo el principio de utilidad y servicio público.

(En este grupo encontramos, como profesionales altamente valorados en la actualidad por su utilidad real para el conjunto de la sociedad, desde limpiadoras, pasando por transportistas y cajeros de supermercados, hasta llegar a agricultores, taxistas, sanitarios, profesores, policías y periodistas, entre otros)

Y, Enseñanza 18: En un estado de crisis, los más afectados son los grupos sociales más vulnerables, entre los que destaca con especial relevancia el colectivo de nuestros mayores. Por lo que cabe reforzar la protección social preventiva a favor de la población anciana por dignidad humana, por ética social y por responsabilidad democrática.

(Si alguna convicción tenemos de una situación como la actual, es que resulta inadmisible una permisible “purga” social sobre nuestros padres o abuelos por falta de cobertura asistencial pública en una sociedad opulenta en recursos y servicios, lo cual representa una prueba error a corregir en un futuro inmediato en unas sociedades con un alto nivel progresivo de esperanza de vida)

Estas son algunas de las enseñanzas más relevantes que, sin lugar a dudas, estamos integrando como sociedad en la presente vivencia de obligada experiencia causada por la pandemia global del coronavirus. Un breve repaso que, a modo de checklist, nos servirá de recordatorio -a expensas de nuestra demostrada desmemoria como animales sociales- para cuando regresemos a la normalidad tras haber superado ésta era pandémica, con el objetivo de construir colectivamente (si somos capaces) una sociedad mejor. Pues, al fin y al cabo, toda crisis abre la puerta tanto para un tiempo de reflexión, como para una inestimable oportunidad potencial de mejorar. De nosotros, y solo de nosotros, depende (como siempre). Fiat lux!


Nota: Para artículos de reflexión sobre filosofía contemporánea del autor se puede acceder online a la recopilación del glosario de términos del Vademécum del ser humano