viernes, 28 de febrero de 2020

Diccionario del Alma (Discutible / Dolmen) XXXIVª Entrega

Nueva entrega del "Diccionario del Alma" allí donde lo dejé con la misma paciencia y motivación de quien tiene un macro puzzle inacabado, sabedor que lo divertido está en el viaje del proceso (que inicié a finales del 2013, y que no sé cuando lo acabaré). Para quienes lo conocen, saben que éste no es un diccionario al uso, sino que describe el eco que cada palabra resuena en mi alma (en un momento concreto y determinado de mi vida, lo que son susceptibles de continua revisión, pues yo -como todos-, no soy nunca siempre igual), por lo que no están todas las palabras sino tan solo aquellas que siguen este criterio.


Discutible: Todo.
Discutir: Un duelo emocional.
Disecar: Extinguir en vida formaciones y actividades laborales.
Diseminar: La razón del Big-Bang.
Disensión: El carácter de la adolescencia.
Disentería: La sombra roja de la muerte.
Disentimiento: El lujo menospreciado de las sociedades abiertas.
Disentir: El pensamiento crítico hecho verbo y posicionamiento.
Diseñar: Abstraer un contexto.
Diseño: La cocina de la posverdad.
Disertación: Nuestra vida.
Disertar: 1. Un gallo en su gallinero. 2. Una práctica tediosa para la generación de los mensajes breves e instantáneos.
Diserto, -ta: 1. Un pedagogo vocacional. 2. Por lo general, un amante de la atención ajena.
Disfavor: La conducta habitual de la clase social alta sobre la clase social inferior.
Disforme: El mal intencionado.
Disformidad: La obesidad.
Disfraz: Un alter ego.
Disfrazar: (-se) 1. Tiempo personal de desinhibición social. 2. Uno de los mayores placeres de mi mujer.
Disfrutar: 1. Un deber existencial al que pocos se obligan. 2. Una actitud vital que debe ser trabajada cada día.
Disfrute: El estado consciente del alma sintiéndose viva.
Disfumino: Mis fantasmas, todo lo que puedo.
Disgregar: 1. Efecto de la enajenación endogámica. 2. Empequeñecer.
Disgustar: Los desplantes no verbales.
Disgusto: Un efecto colateral de vivir en sociedad.
Disidencia: La Razón sobre cualquier tipo de fundamentalismo.
Disidente: Yo frente a la tontería.
Disimulado, -da: Los de ámbito social no los aguanto.
Disimulador, -ra: El maquillaje y la ropa.
Disimular: Fingir.
Disimulo: Pose formal de los mezquinos y los mediocres.
Disipación: El sueño.
Disipado, -da: El anciano frente al mundo.
Disipar: Los malos recuerdos.
Dislate: El motor social.
Dislocación: Trabajadores sin trabajo.
Dislocar: Sacar a un hombre social de su rol social.
Disloque: Trabajar para no llegar a fin de mes.
Disminución: La solidaridad.
Disminuir: Un agravio comparativo.
Disnea: Cansancio vital.
Disociación: Separar los sueños de juventud del sentido de la vida del adulto.
Disociar: El corte de bisturí del Mercado sobre las personas.
Disolución: Dejarse diluir en el todo establecido.
Disoluto, -ta: Un adicto del consumismo.
Disolvente: Los portales y departamentos de selección de personal.
Disolver: Un acto de extinción.
Disonancia: Una grieta entre complementarios.
Disonante: Aunque bueno, una sopa con macarrones.
Disonar: Un docente universitario buscando trabajo de camarero.
Dispar: Un calcetín confundido.
Disparador: El miedo.
Disparar: Intentar barrer un obstáculo.
Disparatado, -da: La subida de precios de consumibles cuando más se necesitan.
Disparatar: Con mayor frecuencia que los locos, los egoístas.
Disparate: El mundo al revés.
Disparidad: Los dos polos magnéticos de un mismo imán.
Disparo: La sonora velocidad de la muerte.
Dispendio: El tiempo derrochado por formarse de una persona que no encuentra trabajo.
Dispendioso, -sa: Un sector público mayor que el sector privado.
Dispensa: Del pobre frente a los impuestos.
Dispensar: Un atributo potencial del que tiene.
Dispensario: Allí donde la ciencia hace magia ancestral.
Dispersar: Redistribuir la densidad.
Dispersión: Todo árbol genealógico.
Disperso, -sa: La mente dormida.
Displicencia: La acción sin motivación.
Displicente: El perfil medio de los funcionarios.
Disponer: Jugar con el espacio.
Disponibilidad: Un lujo en un mundo que rota vertiginosamente.
Disponible: Los padres, siempre.
Disposición: La dualidad de la oportunidad del lugar.
Dispositivo, -va: Aunque nos resistamos, somos todos en el gran engranaje de la vida.
Dispuesto, -ta: El amigo.
Disputa: El mercadeo de la razón.
Disputar: La artimaña de los políticos que no saben gobernar.
Disquisición: El desvío de la atención quirúrjica de un mago.
Distancia: Si es salvable no es más que voluntad y tiempo.
Distanciar: El silencio.
Distante: 1. Una actitud deliberada. 2. La Fortuna.
Distar: El querer del poder.
Distender: Desdramatizar.
Distensión: Un masaje emocional.
Distinción: La azarosidad del momento preciso.
Distinguido, -da: Un tratamiento que se puede comprar.
Distinguir: Señalar un blanco potencial.
Distintivo, -va: La marca de vida.
Distinto, -ta: Un accidente en la sustancia del todo.
Distracción: Las hormonas.
Distraer: La cara pública de los políticos.
Distraído, -da: El pueblo.
Distribución: (social) 1. Una utopía. 2. El virus a exterminar por los ricos.
Distribuir: Un principio teórico de justicia social.
Distributivo, -va: La política fiscal.
Distrito: Un pueblo urbanitas.
Disturbio: 1. Una interferencia en la legalidad. 2. La onda expansiva de la reivindicación.
Disuadir: Actitud a la que hace tiempo renuncié.
Disuasivo,-va: Una mirada llena de ternura.
Disuelto, -ta: La capacidad de decidir.
Disyunción: La dualidad opuesta de una misma naturaleza.
Disyuntivo, -va: La vida manifestada en una continua decisión.
Diurético, -ca: La cerveza.
Diurno, -na: La culpable de la calidad de los sueños de la noche.
Diva: Mi suegra.
Divagación: Vivir sin un sentido de vida propio.
Divagar: Navegar sin rumbo.
Diván: Un confesionario laico.
Divergencia: La realidad de los sueños.
Divergente: Cualquier humanista en la sociedad contemporánea.
Divergir: El Mercado de la Democracia.
Diversidad: Una riqueza mal gestionada.
Diversión: La bandera apropiada por el consumismo.
Diverso, -sa: Un mundo de posibilidades.
Divertido, -da: Un estado de ánimo sorprendido.
Divertimiento: Algo muy personal, aunque transferible.
Divertir: La función de los tertulianos televisivos.
Dividendo: Una cuestión de fe que muy pocos pueden constatar.
Dividir: La reformulación de un divisible.
Divinidad: Una creación del hombre como medio de enajenación de su cotidianidad.
Divinizar: La debilidad mental del dependiente.
Divino, -na: 1. La Naturaleza. 2. Una obra de arte.
Divisa: Un pasaporte de oro.
Divisar: La prolongación del túnel.
Divisible: La mente humana.
División: El preámbulo de toda extinción.
Divisor: La naturaleza fractal de las matemáticas.
Divisorio: Las clases sociales.
Divorciar: Un acto doloroso.
Divorcio: Una dolencia del corazón.
Divulgación: El Vademécum del Ser Humano.
Divulgar: Una vocación y un sentido existencial.
Do: Un intangible musical asumible.
Dobladillo: Un recuerdo de juventud.
Doblaje: Una usurpación de personalidad.
Doblamiento: Pose vital de la clase trabajadora frente al capitalismo.
Doblar: Manipular el espacio.
Doble: Los niveles de la Administración Pública.
Doblegadizo, -za: El asalariado.
Doblegar: 1. El precio de la vida. 2. El Mercado.
Doblez: La marca de la contención.
Doblón: Una moneda romántica.
Doce: Un número demasiado religioso.
Docena: La cantidad perfecta de huevos.
Docente: Un ser social vilipendiado.
Dócil: Un hombre sin espíritu.
Docilidad: El estado esperado de la masa.
Docto, -ta: Un humanista en vías de extinción.
Doctor, -ra: Un salvavidas social.
Doctorado: Un premio a la tenacidad.
Doctorar: Alargar el período estudiantil.
Doctrina: Un saco de ideas.
Doctrinal: La Constitución.
Doctrinario, -ia: El Estado y el Mercado.
Documentación: Unas coordenadas de situación.
Documental: De lo poco bueno que emiten en televisión.
Documentar: Un proceso de investigación exigible.
Documento: Un papel cuya relevancia no viene dada por el portador sino por el destinatario.
Dodecaedro: La belleza del orden geométrico.
Dodecafónico, -ca: Una serie musical encorsetada.
Dodecágono: El complejo de un círculo con aristas.
Dodecaneso: El capítulo que separa al libro de occidente y oriente.
Dodecasílabo, -ba: Un verso modernista.
Dogal: El terror del reo.
Dogma: 1. La ceguera de la razón. 2. El aliento de la intolerancia.
Dogmático, -ca: Un fundamentalista.
Dólar: El poder hecho papel.
Dolencia: La incultura de la sociedad.
Doler: Vivir sin sentido.
Doliente: Una persona sin consciencia de su mismidad.
Dolmen: Un monumento magnético.