lunes, 20 de enero de 2020

¿Qué es la Cultura?

Islamistas destruyeron la antigua ciudad siria de Nimrud en 2015

En verdad, existen tantas definiciones sobre cultura como hombres han existido a lo largo de la humanidad, por lo que personalmente no me interesa tanto realizar una definición al uso, sino reflexionar sobre los elementos estructurales que componen la cultura como substancia conceptual. Asimismo, cabe apuntar como nota introductoria que la cultura es bicéfala por naturaleza, por lo que dependiendo del rostro al que miremos desarrollaremos una u otra línea deliberativa: la cultura como conjunto de hábitos, costumbres y creencias de una sociedad (visión antropológica); y la Cultura como el gusto y cultivo por las bellas artes y las humanidades (visión estética, gnoseológica y metafísica). Y es, sobre éste último rostro de la cultura, que deseo centrarme en la presente reflexión.

Para entrar en materia, en primer lugar debemos marcar las premisas fundamentales que nos sirvan de base argumental para alcanzar la conclusión reflexiva:

1.-La cultura es un producto creado por el hombre, y siendo el hombre un ente en continuo cambio y transformación, ergo la cultura es un sujeto de acción vivo y dinámico.

2.-Dichos rasgos fenomenológicos nos permiten caracterizar a la cultura como un corpus orgánico, del que se derivan por esencia tres estadios bien definidos: concepción, creación y desarrollo, y consolidación.

y, 3.-La cultura no es Cultura hasta que alcanza su madurez evolutiva en el estadio de consolidación, siendo las manifestaciones de sus fases de desarrollo previas ya no Cultura sino culturilla.

Como podemos observar, el tránsito de la culturilla a la Cultura cuenta con un vector transmutador de naturaleza temporal, convirtiendo la culturilla en potencia de la Cultura como acto, a modo análogo de lo que representa una semilla para un árbol, sin que ello asegure por imperativo existencial que toda culturilla pueda acabar convirtiéndose en Cultura, ni mucho menos.

Llegados a éste punto, describamos las diez grandes características diferenciadoras entre culturilla y Cultura, con el objetivo de definir por el principio de oposición los elementos estructurales de ésta:

1.-La culturilla es fruto de la moralina humana, mientras que la Cultura es inspiradora de la Moral del ser humano.

2.-La culturilla se rige por valores geográficos, mientras que la Cultura se rige por valores universales apriorísticos.

3.-La culturilla tiene ideología propia, mientras que la Cultura no contiene ideología alguna.

4.-La culturilla es generacional, mientras que la Cultura es intergeneracional.

5.-La culturilla muere con su creador, mientras que la Cultura trasciende a su creador.

6.-La culturilla transmite conocimiento, mientras que la Cultura evoca sabiduría.

7.-La culturilla retroalimenta las acciones sociales humanas, mientras que la Cultura es un portal de trascendencia del hombre sensibilidad mediante.

8.-La culturilla es patrimonio de unos pocos, mientras que la Cultura es patrimonio de la humanidad.

9.-La culturilla es accidental por temporal, mientras que la Cultura es substancial por atemporal.

10.-La culturilla no hace al hombre un ser mejor, mientras que la Cultura convierte al hombre como especie en una mejorada versión de sí mismo.

Así pues, recuperando la pregunta inicial de qué es la Cultura, podemos afirmar a modo de conclusión que la Cultura es un corpus orgánico, fruto de la acción creativa del hombre y consolidado por el factor tiempo, compuesto de elementos estructurales como son la inspiración para la Moral humana, la regencia de los valores universales apriorísticos, la ausencia de ideología, la herencia intergeneracional, la sobrevivencia a su propio creador, la evocación de la sabiduría, la trascendencia del hombre sensible, la reserva de patrimonio de la humanidad, la naturaleza substancial por atemporal, y la mejora del hombre como especie. Todo ello en su conjunto, que se dice pronto, es la Cultura. Lo demás solo es culturilla, la cual polvo es y al polvo (del olvido) volverá.



Nota: Este y otros artículos de reflexión se pueden encontrar recopilados en el glosario de términos del Vademécum del ser humano