viernes, 31 de mayo de 2019

El ser humano es distópico por naturaleza (Test social de Distopía)


Cuando nos referimos a la distopía, rápidamente nuestra mente viaja por el recuerdo de novelas y películas de ciencia ficción en la que se muestran sociedades ficticias indeseables en sí mismas, ya que la distopía no es más que una expectativa de un futuro utópico que ha salido tan mal que ha acabado convirtiéndose en su propio antagonismo. Entre las novelas distópicas más conocidas popularmente encontramos “1984” del británico George Orwell, “Un mundo feliz” del británico Aldous Hukley, “Fahrenheit 451” del estadounidense Ray Bradbury, o “Ensayo sobre la ceguera” del portugués y premio nobel de literatura José Saramago. Mientras que entre las películas distópicas más emblemáticas destacan tantas que tenemos todo un abanico de ofertas dónde elegir: “Metrópolis”, “Doce Monos”, “Akira”, “Matrix”, “Yo Robot”, “Dark City” “Minority Report”, “El libro de Eli”, “La naranja mecánica”, “El planeta de los simios”, “Blade runner”, “In Time”, “El último hombre sobra la Tierra (Soy leyenda)”, “Ex machina”, “Divergente”, “Los Juegos del Hambre”, “La Isla”, entre muchas otras. Por lo que siempre que tratamos la distopía, la psiqué humana se escuda en el autoconvencimiento de que se trata de una realidad inexistente propia del género de la ciencia ficción. Pero, ¿y si realmente viviéramos en una sociedad distópica?.

Para salir de dudas, nada mejor que un pequeño cuestionario a modo de test de 10 preguntas sobre la realidad social contemporánea, tomando como base reflexiva los grandes temas de preocupación del hombre contemporáneo. ¿Comenzamos?:

1.-¿Vivimos en un mundo utópico donde el hombre gestiona los recursos naturales de manera sostenible, o vivimos en un mundo distópico en el que el hombre explota los recursos naturales hasta su posible agotamiento?

2.-¿Vivimos en un mundo utópico donde la vida de todo ser humano está salvaguardada bajo la protección inviolable del valor al respeto de la diversidad social, cultural y religiosa, o vivimos en un mundo distópico en el que existen seres humanos cuyo valor de la vida no vale nada?

3.-¿Vivimos en un mundo utópico donde impera la paz como bien común supremo, o vivimos en un mundo distópico en el que existe la guerra como medio para el beneficio partidista y/o particular?

4.-¿Vivimos en un mundo utópico donde el bienestar social es un estado compartido por todos los seres humanos, o vivimos en un mundo distópico en el que existen millones de personas que viven bajo el umbral de la pobreza?

5.-¿Vivimos en un mundo utópico donde el trabajo es un derecho inalienable para el desarrollo digno de todo ser humano, o vivimos en un mundo distópico en el que o bien no hay trabajo para todos, o bien existen trabajos que no aseguran la subsistencia material de millones de personas?

6.-¿Vivimos en un mundo utópico donde las personas tienen valor social por lo que son, o vivimos en un mundo distópico en el que las personas tienen valor social por lo que tienen?

7.-¿Vivimos en un mundo utópico donde el libre conocimiento está al alcance de todos los seres humanos del planeta para su desarrollo personal y social, o vivimos en un mundo distópico en el que el acceso al conocimiento es un privilegio?

8.-¿Vivimos en un mundo utópico donde los seres humanos deciden las políticas sociales y económicas del mundo mediante la elección democrática de sus gestores públicos vía sufragio universal, o vivimos en un mundo distópico en el que el poder de unos pocos poderosos no electos gobierna por encima incluso de los gobiernos legítimos de los países democráticos?

9.-¿Vivimos en un mundo utópico donde el ser humano tiene libre albedrío mediante el ejercicio de su libertad de pensamiento crítico, o vivimos en un mundo distópico en el que el ser humano tiene subyugados tanto su pensamiento como su acción mediante instrumentos de control psicoemocional masivos?

10.-¿Vivimos en un mundo utópico donde los robots ayudan a mejorar el nivel de calidad de vida de los seres humanos, o vivimos en un mundo distópico en el que los robots desplazan al ser humano de la vida productiva impidiéndoles el acceso a una economía doméstica personal que asegure un estado mínimo de confort social?

Un pequeño test de diez preguntas, entre otras muchas que podríamos añadir, cuyo resultado es incuestionable por abrumador: el ser humano contemporáneo vive en una realidad distópica. Otra cosa bien diferente, como reza el sabio refranero popular, es que no hay más ciego que el que no quiere ver. De lo que se deduce que las carteleras distópicas de cine de ciencia ficción, que tantos ingresos recaudan en sus estrenos, no son más que caricaturas exageradas (por deformación en exceso de los rasgos característicos) de la propia realidad. Es por ello que, justamente, novelas y películas distópicas, aunque se encuadren argumentalmente en futurables inexistentes, resuenan con fuerza en el seno intelecto-emocional del espectador. En este sentido, podríamos incluso aludir al hecho que dicho género artístico, ya sea plasmado en novela o en rollo de película fotográfica, cumple las mismas funciones de catarsis de las antiguas tragedias griegas, aunque en éste caso se trata de filosofía social.

A modo de conclusión de este pequeño ejercicio reflexivo, podemos decir que si bien el ser humano anhela la utopía (que no es más que la búsqueda de los valores universales arquetípicos), su naturaleza es profundamente distópica, por lo que distópica es la realidad humana que crea como medio de desarrollo personal y social. Ergo, solo transformaremos la realidad distópica humana en utópica mediante la transmutación de la propia naturaleza del ser humano. Una tarea que se presenta, a día de hoy, a todas luces utópica per ipsum.



Nota: Este y otros artículos de reflexión se pueden encontrar recopilados en el glosario de términos del Vademécum del ser humano