lunes, 6 de agosto de 2018

Diccionario del Alma (Controversia / coronar) XXIIª Entrega


Nueva entrega del "Diccionario del Alma" allí donde lo dejé con la misma paciencia y motivación de quien tiene un macro puzzle inacabado, sabedor que lo divertido está en el viaje del proceso (que inicié a finales del 2013, y que no sé cuando lo acabaré). Para quienes lo conocen, saben que éste no es un diccionario al uso, sino que describe el eco que cada palabra resuena en mi alma (en un momento concreto y determinado de mi vida, lo que son susceptibles de continua revisión, pues yo -como todos-, no soy nunca siempre igual), por lo que no están todas las palabras sino tan solo aquellas que siguen este criterio.

Controversia: La reafirmación de una polaridad.
Controvertir: La inutilidad de que dos paralelas se crucen.
Contubernio: Un gobierno independentista regional como representación del Estado.
Contumancia: La actitud obstinada del tonto.
Contumaz: La prepotencia del adolescente
Contundente: La edad.
Conturbación: El aumento de la temperatura global.
Conturbar: Ciertas decepciones de los hijos.
Contusión: Lesión emocional del corazón.
Contuso, -sa: El precio de la vida.
Convalecencia: La metamorfosis de los sentimientos.
Convalecer: Estado para redefinir prioridades.
Convaleciente: Los adictos a las modas frívolas.
Convalidar: Privilegio del amiguismo.
Convecino, -na: Cuanta más distancia, mejor.
Convencer: Por razonamiento: una rara avis.
Convencimiento: Generalmente, conceptualización que se compra sin pensamiento crítico previo.
Convención: La norma impuesta por los intereses de los poderosos.
Convencional: La mediocridad.
Conveniencia: Una virtud poco tenida en cuenta en materia de res publica.
Conveniente: Relativismo subjetivo.
Convenio: Un apretón de manos.
Convenir: Grado del egoísmo.
Convento: La huida a la mismidad.
Convergencia: (partido político catalán) Casa de tráfico mercantil identitario de intereses burgueses.
Convergente: El punto donde razón y emoción se juntan.
Converger: El hambre con las ganas.
Conversación: Un lujo en una sociedad superficial.
Conversar: 1. Bla, bla, bla,bla y bla. 2. Intercambio de monólogos.
Conversión: La persona de izquierdas cuando llega al poder.
Converso, -sa: El recién licenciado.
Convertible: Todo a ojos del Mercado, a excepción de un parado de más de 40 años.
Convertir: La capacidad hipnótica de la televisión basura.
Convexidad: El sistema social.
Convexo, -xa: La barriga de la opulencia.
Convicción: Posicionamiento peligroso cuando se fundamenta exclusivamente en la fe.
Convicto, -ta: La razón de existencia del ordenamiento jurídico.
Convidado, -da: La importancia de la exclusividad.
Convidar: Proceso de selección.
Convincente: Las palabras sinceras de un moribundo.
Convite: Un circo social.
Convivencia: Un delicado jardín que hay que cuidar.
Convivir: Desapego de prioridades personales.
Convocar: Atraer.
Convocatoria: La marca en rojo en un calendario.
Convoy: Hilera de hormigas.
Convulsión: Contracción estomacal cada vez que veo a un insecto pícaro como político.
Convulsivo,-va: El bajo nivel cívico-cultural.
Convulso, -sa: La partícula primera de la realidad.
Conyugal: 1. Espacio compartido de intimidad holística. 2. La comismidad.
Cónyuge: Amiga, amante y compañera de viaje.
Coñac: Un placer que exige su espacio.
Cooperación: La sincronización del tenedor y el cuchillo.
Cooperar: 1. (internacional) Una ayuda a veces no bien recibida. 2. La magia del Lego.
Cooperativo, -va: La mano tendida del etnocentrismo.
Coordenada: La referencia de toda visión relativa del mundo.
Coordinación: Focalizar al compás.
Coordinador, -ra: Un director de orquesta.
Coordinar: Dirigir el tráfico de parámetros.
Copa: Confidente nocturna.
Copal: La amarilla fragancia de la sangre vegetal.
Copar: Todo aquello que altere las hormonas y/o neuronas, según la edad y desarrollo personal.
Copartícipe: El picante en las comidas.
Copero: El sagrario de las copas.
Copete: Peinado ochentero.
Copia: Todos y todas.
Copiador: La Historia.
Copiar: Recurso de las personas carentes de creatividad.
Copioso,-sa: La falta de genialidad.
Copista: Sensibilidad excepcional, por estar fuera de su tiempo, del conocimiento.
Copla: Poesía cantada.
Coplero, -ra: Profesión sustentada sobre cuatro versos.
Copo: Individualidad interconectada a una red mayor.
Copón: El sueño de todo borracho.
Copto, -ta: Cristiano originario de la cuna de las civilizaciones.
Cópula: La fijación de la mente masculina.
Copulativo, -va: La envidia del prójimo.
Coque: Una de las siete vidas del carbón.
Coqueta: Mi madre.
Coquetear: Por parte de personas casadas, sentimiento de estado violento ajeno.
Coquetería: Cualidad agénero.
Coraje: Ser adulto.
Coral: Una joya en peligro de extinción.
Coralino, -na: Bodegón marino.
Coraza: 1. El pose social. 2. Las capas de cebolla de las personas.
Corazón: Donde reside el Yo verdadero.
Corazonada: Sospecha sin anunciar.
Corbata: 1. La corbata no hace al hombre. 2. Distintivo de estatus social. 3. Anillo de tela que controla el flujo de sangre al cerebro.
Corbatín: El sentido exclusivo de la idoneidad de la ocasión.
Corbeta: La bitácora de los exploradores.
Corcel: La elegancia de la fuerza.
Corchea: Icono musical.
Corchete: El gran desconocido de entre los signos ortográficos.
Corcho: 1. La desvaloración popular de un proceso artesanal. 2. El sueño de los vinos.
Cordal: La barbilla del violín.
Cordel: El hambre de la cuerda.
Cordelería: Misterio de negocio sostenible.
Cordelero,-ra: Una especie de bibliotecario de cuerdas.
Cordero: El sustituto musulmán del cerdo.
Cordial: El agente de tráfico cuando te pone una multa.
Cordialidad: La amabilidad sociabilizada.
Cordillera: 1. Montañas en línea. 2. Cortina rocosa del paisaje.
Córdoba: La capital de mis ancestros.
Cordobés, -sa: Una añorada evocación desconocida.
Cordón: Ajusta superficies.
Cordonero,-ra: Una reliquia.
Cordura: Inexistente.
Corear: El ecuador de una fiesta de amigos.
Coreografía: El relato del movimiento.
Coriáceo,-ea: Los bolsos de imitación de los manteros.
Corifeo: Que no hablen por mi, que yo ya me sé explicar solito.
Corimbo: Ramo doméstico de decoración de la casa de campo de mis padres.
Corindón: La cuna del rubí y el zafiro.
Corista: Un bebé llorando al lado de otro bebé llorando.
Coriza: El tormento de la nariz.
Cormorán: La ave marina traviesa típica de los dibujos animados.
Cornaca: La conciencia impuesta del elefante.
Cornada: El precio del peligro.
Cornalina: El hipnotismo de los colores rojos, ámbares y amarillos.
Cornamenta: Lanza animal.
Cornamusa: La flauta de los pastores.
Córnea: La delicadeza de la visión.
Corneja: Pájaro de mal agüero.
Córneo,-ea: El pisar de los caballos.
Córner: Parte del juego ocioso de los nuevos anfiteatros del pueblo.
Corneta: Estridencia castrense.
Cornete: La delicia del verano.
Cornetín: Mando y ordeno.
Cornezuelo: El nuevo oro de Jaén.
Cornisa: La visera del edificio.
Cornisamento: El arte coronario de las columnas.
Corno: Acariciador del aire.
Cornudo, -da: 1. Pobre desgraciado/a. 2. Los ciudadanos respecto a los políticos.
Coro: Una misma voz en múltiples bocas.
Corografía: El padre de la geografía.
Corola: La corona floral.
Corona: Institución a defender.
Coronación: Continuidad de la teoría del equilibrio social.
Coronamiento: Acto constitucional del legado histórico de un pueblo.
Coronar: Imposición de obligaciones públicas y morales.



Última entrada relacionada: Consonar / controlar XXIª Entrega