viernes, 12 de enero de 2018

Árbol Genealógico Filosófico Personal (7ª y 8ª línea generacional de pensamiento)

Siguiendo con el Árbol Genealógico Filosófico Personal que comencé con el inicio de este año, prosigo en la búsqueda del genoma de mi pensamiento contradictorio por humano, profundamente humano, con la séptima y octava línea generacional que corresponden a mi herencia filosófica personal de la Edad Media.

II.-FAMILIA GENEALÓGICA DE PENSAMIENTO DE LA EDAD MEDIA
(De la 7ª a la 8ª línea generacional de mi árbol de pensamiento personal)

7ª-Linaje genealógico de la Patrística

En la séptima línea generacional de mi árbol genealógico filosófico personal encuentro la huella genética que conforma la estructura de mi pensamiento en la patrística (cristianismo antiguo), que aboga por la libertad de espíritu en tanto que el hombre debe seguir su conciencia personal aun cuando sea errónea. Dentro de esta línea genealógica de pensamiento cabe destacar una subfamilia genealógica con personalidad filosófica propia que debo remarcar: los sublinajes de San Agustín (el maestro de occidente) y Boecio (el último romano).

7ª.1-Sublinaje genealógico de San Agustín

En esta primera sublínea generacional de mi árbol genealógico filosófico personal encuentro el gen del pensamiento agustiniano, el cual cuenta con una ascendencia singular sobre la verdad, el alma, y la ciudad de Dios.

El gen agustiniano en materia de la verdad determina la estructura de mi pensamiento sobre la idea principal de que no hay que buscar fuera, sino en uno mismo, “pues en el interior del hombre reside la verdad”, siempre a la luz de un espíritu racional, pero sin ser un siervo dócil.

El gen agustiniano en materia del alma determina la estructura de mi pensamiento sobre la idea nuclear de que el hombre es propiamente alma, “un alma que tiene a su disposición un cuerpo mortal”.

El gen agustiniano en materia del Estado o la Ciudad de Dios determina la estructura de mi pensamiento sobre la convicción de una lucha eterna entre los poderes del bien que tienen que luchar constantemente contra los poderes del mal en la tierra, sobre el fundamento neoplatónico de que lo imperfecto vive sólo de lo perfecto y es pura decadencia, privación o negación que en el fondo carece de sustancia y al que siempre hay que contrarrestar en búsqueda del bien.

7ª.2-Sublinaje genealógico de Boecio

En esta segunda sublínea generacional de mi árbol genealógico filosófico personal encuentro el gen del pensamiento boeciano con filosofemas tan importantes como que el hombre es un individuo, es decir, algo peculiar, con impronta propia e irrepetible; el hombre es libre, aunque perciba el orden como un deber obligatorio; y, el hombre bueno es el más fuerte y dichoso, ya que en su razón tiene su fuerza y su felicidad (versus el hombre malo, que a pesar de su fuerza física -o poder-, es el más débil y el más desgraciado, ya que su sinrazón le hace débil y le priva de la paz).

8ª-Linaje genealógico de la Escolástica

En la octava línea generacional de mi árbol genealógico filosófico personal encuentro el gen escolástico, donde enseñar y aprender gozaba entonces de una importante relevancia social, y donde el hombre contaba más que la máquina y el dinero. Dentro de esta línea genealógica de pensamiento cabe destacar una subfamilia genealógica con personalidad filosófica propia que debo remarcar: San Anselmo de Cantorbery, Pedro Abelardo, San Bernando de Claraval, escuela de Oxford, Santo Tomás de Aquino, Ockham, Nicolas de Cusa.

8ª.1.-Sublinaje genealógico de San Anselmo de Cantorbery

En esta primera sublínea generacional de mi árbol genealógico filosófico personal encuentro el gen del pensamiento de San Anselmo de Cantorbery con la huella genética que marca mi convicción de que ninguna fe no puede nunca prescindir del saber, ni el saber de la fe, para alcanzar algún tipo de conocimiento.

8ª.2.-Sublinaje genealógico de Pedro Abelardo

En esta segunda sublínea generacional de mi árbol genealógico filosófico personal se haya una raíz genética que marca una de las constantes pendulares contradictorias de mi pensamiento: el subjetivismo medieval de Abelardo, quien enseñaba que los valores universales -como la moral o el pecado- son únicamente opiniones que no representan un saber cierto, y que el decidir sobre lo que es esencial y no esencial depende totalmente de nuestra atención subjetiva.

8ª.3.-Sublinaje genealógico de San Bernando de Claraval

En esta tercera sublínea generacional de mi árbol genealógico filosófico personal se haya la mística de San Bernando de Claraval, el cisterciense que deja huella en mi genoma de pensamiento sobre que la humildad es grande y la soberbia pequeña, y que la dialéctica puede ser palabrería vana e insustancial y la verdad puede ser escueta y sencilla.

8ª.4.-Sublinaje genealógico de la escuela de Oxford

En esta cuarta sublínea generacional de mi árbol genealógico filosófico personal está el maravilloso gen de pensamiento de la escuela de Oxford del siglo XIII en plena alta escolástica, el cual me permite adoptar una actitud empírica en combinación con un pensamiento idealista (platónico).

8ª.5.-Sublinaje genealógico de Santo Tomás de Aquino

En esta quinta sublínea generacional de mi árbol genealógico filosófico personal se encuentra el aristotelismo cristiano de Santo Tomás de Aquino, remarcando mi genoma de pensamiento en materia de Derecho y Estado. La huella filosófica tomista remarca la necesidad del temor del castigo en el Derecho no como un objetivo, sino como un elemento persuasivo y de prevención a fin de que las personas hagan libremente lo que deben de hacer. Mientras que la huella filosófica tomista del Estado es, al igual que para Aristóteles, derecho y moralidad, donde los ciudadanos deben ser educados por el Estado para una vida feliz dotada de sentido y de valor, pues si bien el Estado nace de las necesidades de la vida, debe tener como fin una vida “buena” para sus ciudadanos.

8ª.6.-Sublinaje genealógico de Ockham

En esta sexta sublínea generacional de mi árbol genealógico filosófico personal se revela un genoma de pensamiento ockhamismiano propio que contrarresta al genoma platónico de cuarta línea generacional, al negar todo universal anterior a las cosas y en las cosas mismas, concibiendo al arquetipo universal solo un signo en el mismo pensar humano, una creencia, una convención y una ficción.

8ª.7.-Sublinaje genealógico de Nicolas de Cusa

En esta séptima sublínea generacional de mi árbol genealógico filosófico personal se haya el genoma del pensamiento cusano de la idea de totalidad u omnidad de la realidad (omnitudo realitatis) que aparece a través de la razón. Pues la inteligencia deslinda las cosas, en la sede de los opuestos, pero la razón trasciende y circunscribe las partes en un todo bajo la idea gráfica de que en el infinito desaparecen todas las diferencias y coinciden todos los extremos opuestos. Un “todo está en todo” anaxagórico que el gen del pensamiento cusano se encarga de delimitar bajo el principio filosófico de la sabia ignorancia (docta ignorantia) del ser humano, puesto que todo conocimiento humano solo es una conjetura desde el momento que formamos parte de la infinidad que intentamos conocer.



Árbol Genealógico Filosófico Personal: De la 1ª a la 6ª línea generacional de pensamiento


Nota: Este y otros artículos de reflexión se pueden encontrar recopilados en el glosario de términos del Vademécum del ser humano