miércoles, 27 de diciembre de 2017

Desfreir el huevo, ¿el salto evolutivo de la conciencia humana?

La idea de desfreir un huevo parece un absurdo más propio de un diálogo de los hermanos Marx o de la Antología del Disparate, obra que acabo de descubrir gracias a la familia Garriga. Un reductio ad absurdum frente a nuestro concepto del tiempo como el acontecer del flujo de la vida que transcurre de un presente a un futuro, lo que los físicos denominan la flecha del tiempo. Pero no, parece que es posible, al menos a nivel subatómico, según un trabajo reciente de un equipo internacional de hombres de la ciencia que han logrado, por primera vez, que el tiempo fluya hacia atrás. Y que apuntan que, con una masa crítica de moléculas microscópicas en cuyo interior el tiempo corriera al revés, se puede trasladar el efecto retrotemporal al mundo macroscópico, es decir, a escala humana. Así que, ya vemos, en un futuro no muy lejano seguramente será posible desfreir un huevo.

Esta nueva concepción del cosmos replantea todas las controversias filosóficas, unas más categóricas que otras, que sobre el tiempo han protagonizado los grandes pensadores de la historia de la humanidad. Desde Parménides y Heráclito en la Antigua Grecia, que percibían el tiempo como una ilusión irracional y una impermanencia absoluta, respectivamente, y más tarde Platón para quien el tiempo era una imagen móvil de la eternidad. Pasando por Newton y Leibniz, quienes confrontaban la idea de si el tiempo era o no independiente a los acontecimientos, o Kant que lo consideraba una experiencia cognitiva cuya idea ha calado en la psicología contemporánea como una dimensión más de la conciencia. Hasta llegar a los filósofos del tiempo y del espacio por excelencia (pues, ¿qué es la física teórica sino la filosofía de la física?), como Einstein que lo percibía como relativo, y Hawking quien postula en la actualidad la existencia de un tiempo imaginario para dar solución teórica a la curvatura del universo.

Lo que resulta evidente, más allá de si el tiempo existe fuera del espacio (pues nos es imposible de saber), es que el tiempo va íntimamente unido al espacio formando las cuatro dimensiones de nuestra realidad humana (las tres propias del espacio y la cuarta del tiempo), dando lugar al concepto moderno que tenemos del espacio-tiempo, de naturaleza tetradimensional indivisible por esencia. Por lo que si en un sistema de relaciones con una flecha del tiempo con dirección hacia delante el espacio-tiempo se dirige al futuro, en un sistema de relaciones con una flecha del tiempo con dirección hacia atrás el espacio-tiempo se dirigirá al pasado. Es decir, tras freír un huevo, podremos volver a desfreirlo.

Personalmente, con independencia de la espectacular y emocionante hipótesis del reflujo hacia el pasado del tiempo, lo que me interesaría saber es si el huevo desfrito mantiene su conciencia de haber sido un huevo frito. Es decir, en términos humanos la pregunta del millón radica en saber si podríamos mantener la conciencia de un futuro vivido tras regresar a un pasado inicial de origen en un punto determinado de nuestra vida singular. Si fuera así, no solo ganaríamos en sabiduría al retroceder a un pasado con el conocimiento de futuros absolutos vividos, pudiendo reiniciar una nueva senda de historias de futuros posibles desde nuestro presente readquirido, sino que ampliaríamos nuestra conciencia lineal a una gama de diversos y nuevos tipos de conciencia. Véase, si en la actualidad contamos con la siguiente relación de conciencias:

1.-Conciencia Presente: Conocimiento que la persona tiene de su propia existencia, de sus estados y de sus actos en el momento presente en un espacio-temporal con una flecha de tiempo en una dirección (hacia futuro).

2.-Conciencia Pasada: Conocimiento que la persona tiene de su propia existencia, de sus estados y de sus actos sobre su pasado en un espacio-temporal con una flecha de tiempo en una dirección (hacia futuro).

3.-Conciencia de Futuro Posible: Conocimiento que la persona pevé tener de su propia existencia, de sus estados y de sus actos sobre un futuro posible en un espacio-temporal con una flecha de tiempo en una dirección (hacia futuro).

En un mundo con la capacidad de retroceder en el tiempo, manteniendo nuestra conciencia intacta, tendríamos además de los tipos de Conciencias anteriores con una flecha de tiempo en dos direcciones (pasado y futuro), una cuarta categoría de conciencia:

4.-Conciencia de Futuro Absoluto: Conocimiento que la persona tiene de su propia existencia, de sus estados y de sus actos sobre un futuro absoluto experimentado en un espacio-temporal con una flecha de tiempo en dos direcciones (pasado y futuro).

Las implicaciones de la suma y combinación de estas cuatro tipologías de conciencias abriría todo un mundo exponencial para el desarrollo del ser humano como especie en el universo, así como para la multidiversidad dimensional de las realidades creadas por la humanidad. Pues, si bien el hombre ha dado un salto cualitativo al romper la barrera evolutiva biológica con el desarrollo del conocimiento tecnológico, daríamos un salto de nivel cuántico ante la posibilidad de romper la estructura del tiempo. Pues el tiempo, al igual que el espacio, y por extensión la Realidad, sería de naturaleza plástica a voluntad de la conciencia humana. Un hito que, en el caso de ser factible, representaría la puerta de paso evolutivo del hombre como especie terráquea al hombre como especie del Universo.

Ciencia ficción mediante, las posibilidades que plantea la manipulación direccional del tiempo tendrían implicaciones relevantes para el conjunto de la sociedad, abriendo nuevos retos reflexivos a la filosofía, así como para el ser humano como individuo. Pero, ¿a quién no le gustaría volver a un punto determinado de su pasado con el conocimiento de causa de la experiencia de un futuro absoluto vivido con el objetivo de redibujar un sendero alternativo para su nueva vida futura posible?. Tentador.

Mientras tanto, y en un mundo temporal unidireccional, solo nos cabe ser lo más certeros posibles en nuestra toma de decisiones continuas ante la suma de historias de futuros posibles que la vida nos presenta. Tempus fugit, ¿redit tempus?.


Artículo relacionado



Nota: Este y otros artículos de reflexión se pueden encontrar recopilados en el glosario de términos del Vademécum del ser humano