miércoles, 12 de diciembre de 2018

Diccionario del Alma (Cremallera / Cuyo, -ya) XXIVª Entrega

Nueva entrega del "Diccionario del Alma" allí donde lo dejé con la misma paciencia y motivación de quien tiene un macro puzzle inacabado, sabedor que lo divertido está en el viaje del proceso (que inicié a finales del 2013, y que no sé cuando lo acabaré). Para quienes lo conocen, saben que éste no es un diccionario al uso, sino que describe el eco que cada palabra resuena en mi alma (en un momento concreto y determinado de mi vida, lo que son susceptibles de continua revisión, pues yo -como todos-, no soy nunca siempre igual), por lo que no están todas las palabras sino tan solo aquellas que siguen este criterio.


Cremallera: El continuo de discontinuos.
Crematorio, -ia: El ascensor del alma.
Crencha: Tragaluz de las ideas.
Creosota: Barniz de la muerte en vida.
Crepitar: El sollozo de la madera.
Crepuscular: Un punto y seguido.
Crepúsculo: El no-día y no-noche.
Crespo, -pa: La tendencia de la naturaleza a regresar al círculo.
Crespón: El duelo hecho signo.
Cresta: El histerismo de las formas.
Creta: La cárcel del Minotauro.
Cretino, -na: Habilidad requierida para el hábitat político.
Cretona: Primavera entelada.
Creyente: (Religioso) 1. Un fundamentalista. 2. Persona de mente débil.
Cría: En el Mercado, el consumidor.
Criadero: El marketing comercial.
Criado,-da: El trabajador por renta de trabajo.
Criador, -ra: El capital.
Crianza: El consumismo.
Criar: Método de sociabilización del capitalismo.
Criatura: Un activo productivo en potencia.
Criba: Derecho no equitativo de igualdad de oportunidades.
Cribar: Selección por discriminación del dinero.
Crimen: Desterrar el humanismo de la sociedad.
Criminal: Persona que ejerce la criminalidad.
Criminalidad: Atentar contra el Estado Social y Democrático de Derecho.
Crin: El viento de la libertad.
Crío: Edad intelectual del populismo.
Criollo,-lla: Híbrido intercivilizacional.
Cripta: Útero terrenal.
Criptógamo, -ma: Asexualidad floral.
Crisálida: La experiencia del fracaso.
Crisantemo: La explosión de la vida.
Crisis: 1. Reencuentro personal. 2. Tiempo de poda del yo de los otros.
Crisma: La fragilidad de la Razón.
Crisol: La cuna de las formas.
Crispación: Estado natural de la adicción al mundo exterior.
Crispar: La falta de respeto por la privacidad.
Cristal: La ilusión de los límites.
Cristalería: La estética del beber.
Cristalino, -na: La educación de las personas.
Cristalización: Proceso por el que las ideas aprehendidas se enquistan en la psiqué sin una práctica periódica de higiene mental.
Cristalizar: Tendencia de las emociones no resueltas.
Cristiandad: Espacio de identidad cultura
Cristianismo: La muleta religiosa del agnosticismo occidental.
Cristianizar: Un colonialismo histórico.
Cristiano,-na: Creyente que ha sustituido la piedad como acción por la empatía como observación intelectual.
Criterio: Individual, en fase de extinción.
Criticar: Deporte nacional.
Crítico, -ca: Facultad que requiere de una mente lógico-reflexiva.
Criticón, -na: Facultad que requiere de una mente vacua.
Croar: Sonido tan inteligible como inconexo propio de debates superficiales.
Cromático, -ca: El fondo de armario del político.
Cromo: El dinero de la infancia.
Crónica: La vista atrás escrita.
Cronista: Un cuenta cuentos.
Cronología: La quinta dimensión del espacio-tiempo.
Cronometrar: Poner a hervir el tiempo en la cazuela de la competición.
Cronómetro: Fileteadora del tiempo.
Croqueta: El sabroso recuerdo gustativo de la cocina de mi abuela.
Croquis: El parto de un significado.
Cruce: 1. La sincronicidad de la vida. 2. La multiplicación de futuros posibles.
Crucero: La despreocupación del cebamiento ocioso.
Crucial: Las decisiones tomadas directamente proporcionales a los años vividos.
Crucífera: Reunión floral de doble parejas.
Crucificar: Impedir trabajar a una persona que necesita trabajar para vivir.
Crucifijo: Un símbolo con tantas sombras como luces.
Crudeza: Las noticias de los medios de comunicación.
Crudo, -da: El futuro de la clase media trabajadora.
Cruel: Actitud generalizada del ser humano con el resto de seres vivos del planeta.
Crueldad: La pobreza en el mundo.
Cruento, -ta: Efecto de la imposición dogmática de ideas o intereses económicos.
Crujía: Corredor de esperanza social.
Crujido: El aguante desvanecido.
Crujir: El sonido del punto límite de rotura.
Crustáceos: El lujo del mar encapsulado.
Cruz: Icono de amor adulterado.
Cruzada: La defensa de unos valores culturales.
Cruzado: La reliquia de las ocho beatitudes.
Cruzamiento: Un experimento delicado, pues puede resultar tanto beneficioso como perjudicial.
Cruzar: Traspasar un límite.
Cuaderna: Espina dorsal del marinero.
Cuadernillo: Atrapa pensamientos de bolsillo.
Cuaderno: Huerto de mano de ideas.
Cuadra: La libertad civilizada.
Cuadrado, -da: Un cubo dimensionalmente cojo.
Cuadragenario: Servidor, por el momento.
Cuadragésimo, -ma: Punto de inflexión de hacia la madurez.
Cuadrangular: Forma de la mente cartesiana.
Cuadrante: Una porción de queso azul.
Cuadrar: Juego de mesa legal de los magistrados.
Cuadratura: El complejo del círculo.
Cuadrícula: El tablero de ajedrez de la vida.
Cuadricular: Pronosticar los futuros posibles.
Cuadriga: Escaparate móvil del poder.
Cuadrilátero,-ra: La forma del Estado.
Cuadrilla: Psicólogo libre de impuestos.
Cuadro: Porción de la eternidad disecada.
Cuadrumano, -na: Una habilidad nada humana.
Cuadrúpedo: La superioridad de la fuerza motriz.
Cuádruple: La importancia de la cantidad.
Cuajada: El alma del queso.
Cuajar: La transmutación de la no-forma hacia la forma.
Cuajo: La falacia de los finales.
Cual (el, la): Puente entre semejantes.
Cualesquier, -ra: Máxima buenista.
Cualidad: Singularidad discriminatoria.
Cualquier, -ra: Utopía.
Cuán: Escalera en un sistema de referencias.
Cuando: El dedo del tiempo que señala.
Cuantía: La ambigüedad del volumen.
Cuantioso, -sa: La estupidez humana.
Cuantitativo,-va: El talento desaprovechado.
Cuanto,-ta: Más edad, menos tontería.
Cuáquero, -ra: El hombre espiritual del siglo XXI.
Cuarenta: El ecuador de la vida.
Cuarentena: Aislamiento social obligado de ciertos dementes públicos.
Cuarentón, -na: Posada desde la que se vislumbra el horizonte de la vejez.
Cuaresma: La vanalización de la esperanza en el ser humano.
Cuartear: Ejercicio autobiográfico.
Cuartel: Recurso de seguridad del sistema.
Cuartera: El proletariado.
Cuarterón, -na: La mirada discreta de la privacidad.
Cuarteta: La poesía de los enamorados.
Cuarteto: Si es de violín, mejor.
Cuartilla: 1. La voz de la denuncia. 2. La verborrea del comerciante.
Cuartillo: Un lugar para el olvido de aquello que se quiere olvidar.
Cuarto,-ta: El número de la familia completa.
Cuarzo: La medicina de la luz cristalizada.
Cuasi: La historia de muchos hombres.
Cuaternario,-ia: El alba de los homínidos.
Cuatrimotor: Contestatario gravitatorio.
Cuatro: La muerte japonesa.
Cuba: Cielo añorado.
Cubano,-na: La esencia de un hábitat.
Cubero: Vendedor de vacíos.
Cubeta: Portamuros espacial.
Cubicar: Tasar el volumen.
Cúbico, -ca: El globo terráqueo.
Cubierta: Tapón exterior.
Cubierto: Mano culturalizada.
Cubil: La ternura de la fiera.
Cubilete: El destino jugando a dados.
Cubismo: Deconstrucción de la realidad.
Cubito: 1. Refrescante vital. 2. La diferencia de los pequeños detalles.
Cubo: De Metatrón.
Cubrecama: La piel del descanso del guerrero.
Cubrimiento: Proteger.
Cubrir: Esconder.
Cucaña: El reto de la voluntad.
Cucaracha: La naturaleza incomprendida.
Cuclillas (en): El silencio andando.
Cuco, -ca: Las crías de los animales.
Cucurbitáceas: Alfombras vegetales.
Cucurucho: Infancia en el Mediterráneo.
Cuchara: Instrumento de creatividad para pequeños y mayores.
Cucharada: La equidad del comer.
Cucharilla: La hora del café.
Cucharita: El dulce dormir junto a Teresa.
Cucharón: Abundancia gastronómica.
Cuchichear: 1. Mal hábito personal. 2. Persona sin vida propia. 3. Manifestación de estado envidioso.
Cuchicheo: La malicia a hurtadillas.
Cuchilla: Una amiga inseparable que siempre desea verme guapo.
Cuchillada: Ensañamiento.
Cuchillería: Tienda de cortes.
Cuchillero: El artesano del filo de lo imposible.
Cuchillo: Instrumento de respeto endógeno.
Cuchitril: La mente de muchos.
Cuelgacapas: Abrevadero textil.
Cuello: Columna de carga del Yo.
Cuenca: Del Mare Nostrum, cuna de la civilización occidental.
Cuenco: Corset de formas.
Cuenta: Indicador del valor social de una persona.
Cuentagotas: El valor de la calidad.
Cuentista: Los necios.
Cuento: La vida dogmatizada.
Cuerda: La tensión de las partes.
Cuerdo,-da: Los locos en una sociedad enajenada.
Cuerno: Varonilidad ancestral.
Cuero: La nobleza muerta.
Cuerpo: La memoria de la fragilidad.
Cuervo: Mensajero de sombras.
Cuesta: El coste del confort.
Cuestas (a): Las vergüenzas propias y ajenas.
Cuestión: El quid del todo.
Cuestionar: El carácter del filósofo.
Cuestionario: Radiografía.
Cuestor: El antepasado de Hacienda.
Cueto: La magia de la orografía.
Cueva: Eco primitivo.
Cuévano: El vuelo de la uva.
Cuezo: La forja del yeso.
Cuidado: La regla siempre olvidada del imprudente.
Cuidadoso, -sa: Propio de personas sensibles.
Cuidar: Acto de generosidad.
Cuita: Los sinsabores de la vida.
Culata: Agarradera de la muerte.
Culatazo: Administración de violencia.
Culebra: La recta sinuosa de la naturaleza.
Culebrear: Comportamiento de miserables.
Culero: Devaluación de la dignidad humana.
Culinario, -ia: Uno de los mayores artes creados por el hombre.
Culminación: La Felicidad.
Culminar: Un continuo inacabable.
Culo: 1. La perdición de las personas en celo. 2. La belleza de lo escatológico.
Culpa: Un valor moral relativo.
Culpabilidad: Un estado de consciencia.
Culpable: Todos aquellos que por acción u omisión no son inocentes.
Culpar: El hábito del soberbio.
Culteranismo: Ausencia de lo simple.
Culterano,-na: Los políticos.
Cultivador, -ra: Generador de expectativas.
Cultivar: Cosechar futuramente.
Cultivo: Hacedor de vida.
Culto, -ta: Antónimo de especialización.
Cultura: Un bien común a proteger.
Cultural: El ser humano.
Cumbre: Una singularidad en la cronología de una persona.
Cumpleaños: Medidor de experiencia vital.
Cumplido, -da: El segundo después de la última exhalación.
Cumplidor,-ra: Virtud en desuso social.
Cumplimentar: La propia vida.
Cumplir: Con la esencia de uno mismo.
Cúmulo: El peso de la densidad de las cosas.
Cuna: La placenta del mundo exterior.
Cundir: El pensamiento.
Cuneiforme: El dinosaurio de la escritura.
Cunear: La mano del Mercado que acuna la sociedad.
Cuneta: Espacio del olvido.
Cuña: Inmovilizador artificial.
Cuñado, -da: Un familiar impuesto.
Cuño: Huellador.
Cuota: Pase de entrada.
Cupé: Los clásicos, sin lugar a dudas.
Cupo: Más vale una parte que nada.
Cupón: Derecho con fecha de caducidad.
Cuprífero, -ra: El oro de los rateros.
Cúpula: El ingenioso desafío contra la gravedad.
Cura: Un hombre trascendental excesivamente terrenal.
Curable: Un término en continua redefinición.
Curación: Resultado de una ecuación científica.
Curador, -ra: Alquimista de la biología.
Curandero, -ra: Comerciante de la superstición y la desesperanza.
Curar: La buena praxis del conocimiento.
Curativo, -va: El amor, la felicidad y la paz interior.
Cureña: La musculatura del bramido de la guerra.
Curia: La pretensión de gobernar la tierra en nombre del cielo.
Curiosidad: El revulsivo de la evolución humana.
Curioso, -sa: Una bendición.
Cursar: Nutrirse de nuevos conocimientos.
Cursi: 1. Rasgo del nuevo rico. 2. Los youtubers.
Cursilería: Carencia de educación.
Cursivo,-va: Algo merecedor de ser destacado.
Curso: Iniciación.
Curtido: Fase de verificación del curtimiento.
Curtidor: La vida.
Curtiduría: La sociedad.
Curtimiento: Proceso en el que la información se experimenta.
Curtir: Estado de madurar.
Curva: A veces, la manera más inteligente de unir dos puntos.
Curvar: Fuerza de torsión producida por el tiempo sobre el cuerpo humano.
Curvatura: Dirección de la línea del pensamiento de una persona que adquiere con la edad.
Curvas: La belleza externa de mi mujer.
Curvilíneo,-ea: La estructura natural de la madurez.
Cuscurro: El deleite de los más pequeños.
Cúspide: El peligro de la caída.
Custodia: La responsabilidad de la coherencia personal.
Custodiar: Mi alma.
Custodio: Mi consciencia.
Cutáneo, -ea: La patina de las emociones.
Cutis: La relevancia del marco de un rostro.
Cuyo, -ya: El complemento de lo substancial.


Última entrada relacionada: Coronel / Cremación XXIIIª Entrega