jueves, 20 de diciembre de 2018

Diccionario del Alma (Chabacanada / chuzo) XXVª Entrega

Nueva entrega del "Diccionario del Alma" allí donde lo dejé con la misma paciencia y motivación de quien tiene un macro puzzle inacabado, sabedor que lo divertido está en el viaje del proceso (que inicié a finales del 2013, y que no sé cuando lo acabaré). Para quienes lo conocen, saben que éste no es un diccionario al uso, sino que describe el eco que cada palabra resuena en mi alma (en un momento concreto y determinado de mi vida, lo que son susceptibles de continua revisión, pues yo -como todos-, no soy nunca siempre igual), por lo que no están todas las palabras sino tan solo aquellas que siguen este criterio.


Chabacanada: La mayoría de obras de arte modernas.
Chabacanería: Estética musical comercial.
Chabacano, -no: Manifestación externa de una mente precintada.
Chacal: Un lobo sin valor.
Chacolí: El espíritu en modo relax y festivo.
Chacolotear: Ruido de tertulianos de cabeza dura.
Chacota: Sonoridad ambiental de fin de año.
Chacotear: Alegría desinhibida.
Chacha: La mano invisible del orden.
Cháchara: Los diálogos de sociedad.
Chafar: Privar de dimensiones espaciales.
Chafarrinar: Los graffitis urbanos.
Chaflán: Un triángulo decapitado.
Chaira: Peeling de filos.
Chal: La capa de la belleza sutil.
Chalado,-da: Cualquiera de los dirigentes independentistas catalanes.
Chalán,-na: Manager ecuestre.
Chalana: El toque de color de las playas de antaño.
Chaleco: La liberación de los brazos.
Chalet: Biografía estival.
Chalina: El pose distinguido de la bufanda.
Chalote: El alma del sofrito.
Chalupa: La motocicleta de los navíos.
Chamba: La oportunidad pintada calva.
Chambelán: El mayordomo real.
Chambergo: El sombrero de los valientes.
Chambra: La feminidad resaltada.
Chamizo: El recurso de la carencia.
Champán: El elixir de la distinción.
Champú: La pareja tan inseparable, como confundible, del gel.
Chamuscar: Acción producida por la multitud concentrada en un espacio sobre la patina de la tranquilidad personal.
Chamusquina: La paciencia en los políticos.
Chancleta: 1. La liberación del pie. 2. El suelo corredizo de la playa.
Chanclo: El triunfo sobre el barro.
Chanchullo: Los quehaceres de las personas turbias.
Chanfaina: Popularización cultural.
Chantaje: El sentir sobre el pensar. El deber sobre el querer.
Chantre: El ordenamiento de la voz colectiva de la divinidad.
Chanza: El verbo de la mente aguda.
Chapa: La fina línea divisoria.
Chapado, -da: La ilusión del continente.
Chapear: Proteger con inocencia.
Chapitel: El dedo que toca a Dios.
Chapó: El ocio de los estudiantes pretecnológicos.
Chapodar: Culturalizar un árbol.
Chapotear: Baile ancestral de la infancia.
Chapucear: Dinámica política.
Chapucería: Ciertos planes educativos.
Chapucero, -ra: Primo de la impaciencia.
Chapurrear: 1. Yo, más allá del español. 2. El idioma de la pureza.
Chapuzar: La irresistible llamada del mar.
Chapuzón: La liberación de la corporeidad.
Chaqué: El pose de la distinción.
Chaqueta: 1. Cuerpo desvestible. 2.El substituto del pelo.
Charada: La diversión en la palabra.
Charanga: Marcha de las tribus urbanas.
Charca: El misterio de la vida.
Charco: 1. Delirio infantil. 2. El eco aun tierno del origen acuoso de la vida.
Charla: Asignatura excesivamente pendiente de la sociedad actual.
Charlar: Habilidad social atrofiada.
Charlatán: Un intruso del respeto personal.
Charlatanería: Tertulia televisiva.
Charlatanismo: Sintomatología del desequilibrio volumétrico entre boca y cerebro.
Charnela: El don de la oportunidad.
Charol: Un embellecedor detallista.
Charrán: La ley de la estadística social.
Charranada: Hábito de comportamiento bancario.
Charretera: La iconografía de la jerarquía.
Chascar: Incontinencia personal al bailar.
Chascarrillo: Diálogo de copas.
Chasco: Las expectativas.
Chasis: La importancia de lo superficial.
Chasquear: El sonido de las neuronas emergiendo una nueva idea.
Chasquido: Choque de densidades.
Chatarra: Relativismo perceptivo.
Chato, -ta: La discreción del volumen.
Chaval,-la: La soberbia hormonal del ser humano sobre el mundo.
Chaveta: La intransigente inmovilidad.
Che: Un dios cubano.
Checoslovaquia: La foto movida de la vieja Europa.
Chelín: Identidad inglesa de museo.
Cheque: El valor monetario de la firma.
Chico, -ca: La carga discriminatoria del género.
Chicoria: El falso café.
Chicha: La sustancia del hueso.
Chicharra: Insufrible egocentrista.
Chicharrón: El último estado material de la grasa.
Chichón: 1. El trofeo de la imprudencia. 2. La conciencia relajada.
Chichonera: La fragilidad consciente.
Chifla: La sombra alargada del silvido.
Chiflado, -da: Todo aquel que no prevé los efectos de sus consecuencias.
Chifladura: Ciertos estados de exaltación emocional colectiva.
Chiflar: El gusto al cubo.
Chile: Las vértebras cervicales de Latinoamérica.
Chillar: El desahogo de la emoción.
Chillido: El hombre de Munch.
Chillón, -na: Los niños malcriados.
Chimenea: 1. La magia del hogar. 2. El fuego como mascota.
Chimpancé: El hermano pequeño.
China: El general de la dictadura del Mercado.
Chinchar: Fuerza de tracción.
Chinche: Comensal sanguíneo.
Chinchilla: Un fotocronista de mi ciudad natal.
Chinela: El aparcapies.
Chino, -na: Los nuevos colonizadores.
Chipirón: Fritos, una delicia del paladar.
Chipre: El límite difuminado de la civilización.
Chiquero: Ciudad porcina.
Chiquillada: Actitud de demasiados adultos.
Chiquillería: Guerra de cosquillas.
Chiquillo,-lla: Persona inmadura emocionalmente.
Chiquitín: La aceptación de ser comido a besos.
Chiquito,-ta: La grandeza de lo pequeño.
Chirimoyo: Árbol tropical de alcachofas frutales.
Chiripa: La suerte del mal hacer.
Chirivía: Humanoide subterráneo.
Chirlo: La marca de los malos.
Chirriar: La inencajabilidad de una situación.
Chirrido: Forzar lo inaceptable.
Chisguete: No merece la pena.
Chisme: La palabra envenenada.
Chismear: Entretenimiento ancestral.
Chismoso,-sa: Persona hueca en su interior.
Chispa: La motivación por levantarse cada día.
Chispazo: El génesis de una idea.
Chispear: El secreto de toda relación.
Chisporrotear: Estado natural del enamoramiento.
Chistar: Inaceptable.
Chiste: La vida misma.
Chistera: La madriguera del conejo.
Chistoso,-sa: Reflejo de una autoestima saludable.
Chita: La amiga de Tarzán.
Chivato: Moral dependiente del observador.
Chivo: La descarga de responsabilidades sobre terceros.
Chocante: La sinrazón humana.
Chocar: Desencuentro entre lógica y emoción.
Chocarrería: La imputabilidad del dinero.
Chocarrero, -ra: La soberbia del estatus.
Chocolate:
La terapia dulce.
Chocolatería: La puerta del cielo al infierno.
Chocolatero,-ra: Especialista en necesidades humanas.
Chochear: Volver a la infancia.
Chochez: El desgaste del tiempo.
Chocho: 1. El placer de la comida carnal. 2. La muerte súbita de la razón del hombre.
Chófer: La responsabilidad de una supervivencia digna.
Chopo: La savia de agua.
Choque: La intersección de dos espacios sin cesión por parte de ninguno de ambos.
Chorizo: 1. Si es ibérico, y acompañado con una buena copa de vino tinto, mejor. 2. Profesión de rufianes.
Chorrear: Desbordamiento del júbilo.
Chorreo: Las redes sociales.
Chorrillo: Las segundas oportunidades.
Chorro: Exposición deliberada.
Chota: La singularidad destacable de la normalidad.
Choza: Un techo precario.
Chubasco: El aliento de la tierra.
Chubasquero: Un hábito laico
Chuchería: La droga de los niños.
Chucho: De pastelería, mi perdición.
Chufa: La crisálida de la horchata.
Chulada: Experiencia sensorial.
Chulería: Síndrome de falta de respeto.
Chuleta: A la brasa o rebozadas.
Chulo,-la: Con distancia de seguridad, por favor.
Chumbera: Parte del paisaje natal.
Chumbo, -ba: El doloroso aprendizaje infantil de la prudencia.
Chungo: La salud del Estado del Bienestar.
Chupa: Empoderamiento juvenil.
Chupada: Las palomitas compartidas.
Chupado, -da: La dificultad con retrospectiva.
Chupador,-ra: Los políticos.
Chupar: Alargar el gusto.
Chupatintas: Carente de espíritu.
Chupete: Mi pipa.
Chupetón: El certificado de la pasión.
Chupón, -na: Los bebés.
Churrería: El negocio del caracol.
Churro: 1. El sabor de las ferias. 2. Las letras de las músicas comerciales.
Chusco: El capicúa del pan.
Chusma: Todo aquel que prodiga la libertad sin respeto por el prójimo.
Chutar: Impulso automático de reordenar el espacio.
Chuzo: Aguijón humano.

Última entrada relacionada: Cremallera / Cuyo,-ya XXIVª Entrega