viernes, 18 de noviembre de 2016

Decálogo del nuevo paradigma del Mercado Laboral

Tras una década de crisis económica en España, que al final se ha visto que es sistémica y que ha desembocado en una crisis de naturaleza social con la extinción de la clase media como máximo exponente, me sorprende a estas alturas que aún nos basemos en una imagen estática del trabajo y del mercado laboral que ya no existe. Y así lo constaté ayer en unas jornadas sobre ocupación y emprendedoría de la que participé como ponente en una ciudad media española, de perfil productivo industrial y turístico, y en cuyo aforo habían tanto jóvenes como adultos a partes iguales. Una radiografía sociológica fiel de la resistencia al cambio, negando así el primer factor clave para la gestión de cualquier experiencia del fracaso: la aceptación.

Si continuamos apegados a un escenario de trabajo que ya no existe, intentado encontrarlo en el presente volátil y en continuo cambio y transformación laboral, estamos abocados como sociedad a una frustración colectiva que es fácil que se transforme en rabia. Por lo que es imperante que tanto los centros educativos, como las plataformas de desarrollo de promoción económica y de ocupación públicas, asienten socialmente los parámetros del nuevo paradigma del mercado laboral para que no persistamos colectivamente en perseguir espejismos.

Así pues, definamos -por simple metodología de observación y práctica empírica-, las características del nuevo paradigma del mercado laboral español:

1.-El papá Estado no tiene capacidad para asegurarte tu seguridad laboral.

2.-Los trabajos fijos de por vida ya no existen. Se impone la incerteza de los Mercados que buscan resultados inmediatos.

3.-El fracaso ya no es una posibilidad, sino una realidad de vida que enriquece tu experiencia profesional.

4.-Encontrar trabajo como asalariado requiere del diseño de un “Mapa del Tesoro” personal, pues las puertas de entrada tradicionales al mundo laboral te sumergen en una sala de espera eterna.

5.-Crearte un trabajo como emprendedor requiere de Esfuerzo, Persistencia, Flexibilidad y Resistencia. Es una carrera de fondo, que no te digan lo contrario.

6.-Emprender conlleva levantarse tantas veces como caemos, para proseguir el viaje. No es emprendedor aquel que, habiendo caído una vez, desiste de volverse a levantar.

7.-La Movilidad geográfica se impone a la marca de “Trabajador made in su ciudad”, en un nuevo mundo con posibilidades globales. Deja de aferrarte a la “comodidad” de la pobreza de un dique seco.

8.-En un mercado sobresaturado laboralmente por recesión económica, diferénciate como factor clave para ser competitivo. Descubre quién eres y qué sabes hacer realmente, y sé tú mismo. Que no te pase como a ese pez que se creía un inútil por ser juzgado toda su vida por su habilidad de escalar un árbol.

9.-En plena Era del Conocimiento que se transmite a nivel global y en tiempo real en un mundo en continua evolución, la formación ya no se limita a tus años de clase estudiantil, por lo que debes continuar formándote el resto de tu vida activa. Sin formación continua no hay Reinvención continua, y sin ésta puedes acabar fuera del mercado laboral.

10.-En un mundo contemporáneo donde el 80% del activo de las empresas es intangible, el 95% del éxito de un trabajador reside en su Inteligencia Emocional. Si preparas exclusivamente tu mente para el mercado laboral, sin formar tu corazón (Desarrollo Competencial), no te estás preparando.

Y sin más intención que este decálogo sirva de humilde foco tanto para aquellos que se adentran por primera vez en el mercado laboral, como para aquellos que trabajan por encontrar un nuevo trabajo -en un escenario hostil legislativa, fiscal y financieramente-, dejo aquí la presente reflexión para proseguir mi viaje de reinvención y actualización personal en unos tiempos exigentes para aquellos que vivimos de las rentas del trabajo fuera del establishment. Fiat Lux!