viernes, 6 de mayo de 2016

Conoce la Fórmula de la Motivación: M = [O (S.A.R.A / C.P+)] F

Por todos es sabido, y conocido desde los albores de la humanidad, que la Motivación es el factor clave ya no solo para conseguir cualquier cosa en la vida, sino incluso para dar sentido a la vida misma. Es el ingrediente secreto que genera movimiento en nuestras existencias para avanzar y alcanzar nuevas metas como individuos y como sociedad (de hecho, etimológicamente la palabra Motivación es el resultado de la combinación de los vocablos latinos motus -traducido como “movido”-, y motio -que significa “movimiento”-).

Pero, ¿cuáles son los factores clave de la Motivación? Veamos a continuación, de manera sintética y práctica, los componentes que conforman la fórmula de la Motivación:

M = [O (S.A.R.A / C.P+)] F

La Motivación (M) es igual a definir un Objetivo (O), por la suma de productos de la Seguridad (S), la Afiliación (A), el Reconocimiento (R) y la Autorealización (A), dividido por la multiplicación de la Creatividad (C) y el Pensamiento Positivo (P+), elevado todos ellos al factor de la Felicidad (F).

1.-Objetivo (O)

Toda Motivación tiene un Objetivo, ya sea interno o externo; personal, profesional o social; objetivo o subjetivo; un punto de fuga hacia el que deseamos dirigirnos y que activa el sentimiento motivacional por alcanzarlo (pues la motivación es un estado de ánimo íntimamente ligado al mundo emocional). Así pues, el primer vector de la Motivación no es otro que definir y focalizarnos en un Objetivo.

Pero toda Motivación tiene una dimensión extrínseca, es decir, que hace referencia a estímulos externos a la propia persona y que representan recompensas que la benefician, como puedan ser la necesidad de ganar dinero o ganarse el reconocimiento de los demás. O dicho de otra manera: en toda Motivación existe una relación directa entre esfuerzo y beneficio personal, un detalle altamente relevante sobre todo en el mundo empresarial (hoy en día bastante descuidado). Recompensas externas que cubren las necesidades de cualquier ser humano y que, como muy bien se recogen en la Pirámide de Maslow (psicólogo humanista del s. XX), se reducen en: Seguridad, Afiliación, Reconocimiento y Autorealización.

2.-Seguridad (S)

Las necesidades de seguridad son necesarias para vivir, pero están a un nivel diferente que las necesidades fisiológicas (que por ser vitales, ya las incluyo dentro de este apartado). Es decir, es un segundo eslabón de necesidades que se orienta a la seguridad personal, al orden, la estabilidad y la protección. Aquí se encuentran: la seguridad física, de empleo, de ingresos y recursos, familiar, de salud, entre otros.

3.-Afiliación (A)

Las necesidades de Afiliación, por su parte, son menos básicas -pero no por ello menos importantes desde un punto de vista motivacional-, y tienen sentido cuando las necesidades anteriores están satisfechas. Ejemplos de estas necesidades son: el amor, el afecto y la pertenencia o afiliación a un cierto grupo social y buscan superar los sentimientos de soledad. Estas necesidades se presentan continuamente en la vida diaria, cuando el ser humano muestra deseos de casarse, de tener una familia, de ser parte de una comunidad, de ser miembro de un club social, por poner algunos ejemplos.

4.-Reconocimiento (R)

Tras cubrir las necesidades anteriores, aparecen las necesidades de Reconocimiento como la autoestima, el reconocimiento hacia la propia persona (que genera sentimientos como autoconfianza, competencia, logro, independencia y libertad), y el respeto hacia los demás (que genera sentimientos de estatus, fama, gloria, reconocimiento, atención, reputación, y dignidad). Al satisfacer dichas necesidades, la persona se siente segura de sí misma y piensa que es valiosa dentro de la sociedad; cuando estas necesidades no son satisfechas, la persona se siente inferior y sin valor.

5.-Autorealizacón (A)

Y por último, en el nivel más alto de la Pirámide de Maslow (no hay que reinventar lo que ya está inventado), se encuentran las necesidades de autorealización y el desarrollo de las necesidades internas, el desarrollo espiritual, moral, la búsqueda de una misión en la vida, la ayuda desinteresada hacia los demás, etc.

Pero a parte de la dimensión extrínseca de la Motivación, también existe su dimensión intrínseca, aquella que procede del interior de la persona más que de cualquier recompensa externa. Esta dimensión motivacional se asocia a los deseos de autorealización y crecimiento personal, y está relacionada con el placer que siente la persona al realizar una actividad, lo que permite que una persona se encuentre en “Estado de Flow” al realizar la misma, como por ejemplo un pintor que pinta cuadros, aún sin tener reconocimiento como pintor, por el placer que le supone el pintar. Unos estímulos motivacionales internos, personales y transferibles que van íntimamente ligados a los factores de la Creatividad y del Pensamiento Positivo.

6 y 7.-Creatividad (C) y Pensamiento Positivo (P+)

En este punto no me voy a extender, ya que dichos factores ya están conceptualizados en sus formulaciones correspondientes dentro de la serie de artículos de "Las Fórmulas de la Vida": "Conoce la fórmula de la Creatividad: C=(I2.T)S" y "Conoce la fórmula del Pensamiento Positivo: P+=(P+/S+.CD)LLC".

No obstante, hay que subrayar que tanto la Creatividad como el Pensamiento Positivo son estímulos motivacionales internos claves para alcanzar con éxito el Objetivo prefijado, enfoque práctico de toda Motivación, y por extensión para asegurar la consecución de las necesidades motivacionales externas que garantizan la dignidad de las personas como seres humanos y la sana sostenibilidad del propio estado emocional de la Motivación.  

Pero el ser humano, en su complejidad, no solo es práctico, sino de naturaleza transcendental. Y en su existencia, el fin último que persigue -más o menos acertado a lo largo de su vida- no es otro que el de ser feliz. Es por ello que por muchos objetivos definidos y estímulos externos e internos que hayan, no hay Motivación sin una búsqueda del estado personal de la Felicidad.

8.-Felicidad (F)

Cierto es que la Felicidad, como estado de conciencia, es un destino al que se puede llegar a través de caminos varios que confluyen entre sí, entre los que encontramos los factores anteriormente expuestos en esta formulación de la Motivación. Pero también no es menos cierto que dichos factores no son ni los únicos, ni la única manera, de alcanzar la Felicidad. Por lo que con independencia de si la Motivación genera Felicidad, o si la Felicidad activa la Motivación -dependiendo del punto de desarrollo personal en que se encuentre cada persona conforme a su propio yo y sus circunstancias-, lo que nos importa destacar es que toda Motivación viene potenciada por un sentimiento de Felicidad. Y, en este punto, nos emplazaremos a otro de los artículos de "Las Fórmulas de la Vida": "Conoce la fórmula de la Felicidad: F=[(A.HM)/E]S".

Esperando que la luz expuesta sobre la nomenclatura de esta formulación de la Motivación sirva para desarrollar el potencial humano de toda persona dentro de una estructura organizativa, ya sea social o empresarial, sírvase gratuitamente de la misma para hacer de este mundo un lugar cada día mejor. Fiat Lux!