miércoles, 21 de octubre de 2015

Las 5 razones del por qué necesitamos un Banco Público

El dinero es un facilitador de la vida, ya que con él podemos adquirir, como medio de pago en un proceso de intercambio comercial, aquellos productos y servicios básicos que garantizan el buen desarrollo de una vida digna de toda persona y su familia. Es decir, y siendo realistas, con dinero podemos vivir en nuestra sociedad, mientras que sin dinero nos vemos arrastrados al inframundo de la pobreza y la miseria. Y este no es un planteamiento materialista malentendido, sino un análisis de crudo pragmatismo social.

Es por ello que en una situación de acueducto de crisis como el actual, donde el flujo del dinero brilla por su ausencia con las graves consecuencias socio-económicas que ello conlleva, necesitamos un instrumento de regulación social del dinero como es la creación de un Banco Público, de acuerdo a 5 razones principales:

1.-La Banca Privada, que actualmente monopoliza el control sobre el flujo del dinero, tiene cerrado el grifo de los créditos a empresas y particulares, haciendo caso omiso a las peticiones de apertura de los gobiernos de turno –ya sean de Madrid o de Bruselas-, y responden tan solo a sus propios intereses partidistas de búsqueda de beneficios privados. Lo que se traduce en una caída generalizada del consumo y en un bloqueo en la reactivación económica del país.

2.-El Banco Público, por su parte, se distingue en su naturaleza frente a la Banca Privada en que sus acciones son motivadas por el interés público, es decir, son de profundo carácter social. Y se distingue de otros actores ya existentes, como el ineficaz Instituto de Crédito Oficial, en que no depende de las entidades financieras privadas para conceder los préstamos, puesto que la Banca Pública cuenta y dispone de su propio capital público.

3.-El Banco Público tiene como objetivo principal el ser un instrumento de regulación de la liquidez del sistema, tan necesario en el actual escenario de fragante desequilibrio social entre ricos y pobres.

4.-El Banco Público es el único garante en una situación de crisis, frente a la negación sistemática de la Banca Privada, de reanimar el flujo de liquidez en forma de préstamos de naturaleza social a las empresas para que puedan reactivar la economía productiva del país, y a las personas y sus familias para que puedan volver a tener una vida digna como ciudadanos de pleno derecho.

Y, 5.-La Banca Pública, en definitiva, es un instrumento de gestión democrática de los recursos de un Estado frente a la dictadura inhumana en la que acaba convirtiéndose la Banca Privada en un Mercado Liberal sin más control que los tuertos Tribunales de Defensa de la Competencia, cuya acción siempre es tardía, a destiempo, e ineficaz para resolver los problemas de desigualdad social de la riqueza de un país de manera efectiva y a tiempo real.  

Así pues, no debemos demonizar un Banco Público como una entidad contraria a los principios básicos de un mercado de libre competencia, sino como un elemento clave de regulación para el buen desarrollo de un Estado de Bienestar Social y, por tanto, un instrumento esencialmente democrático.  

Artículo relacionado: