lunes, 1 de septiembre de 2014

Recolectando flores en el desierto

UNO:
Recolectando flores en el desierto

(y) UNO:
Recolectando flores en el desierto es como se siente el parado,
cuando cada día se levanta buscando hallar la esperanza
en un cuarto cerrado de su casa sin puertas ni ventanas. 

DOS:
Recolectando flores en el desierto es como se siente el estudiante,
cuando estudia y estudia para rasgar un poco de suerte
de vivir soñando mientras sirve copas en un bar de temporada.

TRES:
Recolectando flores en el desierto es como se sienten los padres,
cuando el lloro hambriento de los hijos hace eco en su nevera desahuciada
mientras los restaurantes de lujo extasían en sus reservas a un año vista.

CINCO:
Recolectando flores en el desierto es como se siente el ciudadano de tercera,
cuando lucha desde el último bastión de la resistencia de la dignidad humana
convencido en su agonía que la democracia nos hace a todos por iguales.    

OCHO:
Recolectando flores en el desierto es como se siente el nuevo pobre,
cuando en su riqueza de espíritu no queda magia para crear nuevas realidades
pues las cárceles de los endeudados se entierran bajo tierra por generaciones.   

TRECE:
Recolectando flores en el desierto es como se siente el desamparado,
cuando se dirige con porte humilde y humillado a la puerta dorada de la solidaridad
y se percata que a cada paso que da se empequeñece y desvanece el portal.

VEINTIUNO:
Recolectando flores en el desierto es como se siente el que se sabe no jubilado,
cuando ya conoce de antemano que no suma y sigue los selectos años cotizados
reconociéndose en vida un proscrito de nichos, cementerios y lugares santos de descanso.

TREINTA Y CUATRO:
Recolectando flores en el desierto es como se siente el inmigrante,
cuando su condición de humano viene determinado por la (des)gracia de un papel
que le condena a la maldición de la invisibilidad mientras se suicidevora la mente.

CINCUENTA Y CINCO:
Recolectando flores en el desierto  es como se siente un hombre cuerdo,
cuando se halla asediado por una multitud de desequilibrados emocionales
que gritan desgarradamente una realidad falsa para intentar hacerla más real.

OCHENTA Y NUEVE:
Recolectando flores en el desierto es como se sienten los hombres justos,
cuando los desalmados se enseñan con alevosía y malas artes en su mediocridad
comprando y retorciendo la justicia hasta convertirla en injusta.

CIENTO CUARENTA Y CUATRO:
Recolectando flores en el desierto es como se siente el sabio,
cuando habla, visiona y explica y nadie lo entiende
porque en el mundo de los monos un diamante tan solo es una piedra.  

DOSCIENTOS TREINTA Y TRES:
Recolectando flores en el desierto es como se siente una madre,
cuando desesperada llora de rodillas en la cama de su casa malhayada
en medio de una encrucijada de bombas de banderas que sangran las sábanas.   

TRESCIENTOS SETENTA Y SIETE:
Recolectando flores en el desierto es como se siente un Guerrero de Luz,
cuando el ejército de la oscuridad avanza sin agotamiento en la ancestral batalla
devorando todo Bien e imponiendo el Mal en un momento decisivo de la Humanidad.

…377, 233, 144, 89, 55, 34, 21, 13, 8, 5, 3, 2, 1

                                [silencio, se respira]
UNO:
Recolectando  flores en el desierto

(y) UNO:
Recolectando flores en el desierto es como me siento,
cuando de las cenizas hago abono para fertilizar la tierra
y de la arena yerma, con paciencia, tesón, defensa y decisión,
creo nuevamente vida eterna con el aroma que embaraza el aire de una sola primera flor.

DOS:
Recolectando flores es como me siento,
cuando replico TRES,
CINCO,
OCHO,
TRECE,
VEINTIUNO,
TREINTA Y CUATRO,
CINCUENTA Y CINCO,
OCHENTA Y NUEVE,
CIENTO CUARENTA Y CUATRO,
DOSCIENTOS TREINTA Y TRES,
TRESCIENTOS SETENTA Y SIETE,
y N secuencias sucesivas creando nuevamente Luz en un Universo duplicado y expansivo!