martes, 21 de mayo de 2013

La Felicidad es un poderoso camino hacia la sabiduría personal


La Felicidad no es un fin, sino un Medio. Por ello, aquellos que piensan que la felicidad es un fin buscan alcanzarla a través de medios externos como la riqueza, el estatus social o el prestigio profesional, con igual resultado que aquel que teniendo sed intenta saciarse bebiendo agua salada. 

La Felicidad no es un sentimiento, sino un Estado de Consciencia. Por ello, aquellos que piensan que la felicidad es un sentimiento buscan alcanzarla a través de la exaltación de todo tipo de placeres sensitivos, con igual resultado que el gato que intenta atrapar un destello nervioso de luz sobre la pared.

La Felicidad no es ausencia, sino Presencia. Por ello, aquellos que piensan que la felicidad es ausencia buscan alcanzarla a través de vivir experiencias que les permita perderse de si mism@s, con igual resultado que el que pasea por el paraíso con ojos y oídos tapados

La Felicidad no es generar expectativas, sino Fluir con la Vida. Por ello, aquellos que piensan que la felicidad es crearse expectativas buscan alcanzarla a través del diseño de un elaborado plan estratégico a desarrollar por fases de actuación, con igual resultado que un coche de juguete autómata que al toparse contra la pared se queda paralizado en su intento inútil por seguir adelante. 

La Felicidad no es un privilegio, sino un Derecho Natural. Por ello, aquellos que piensan que la felicidad es un privilegio buscan alcanzarla a través del tortuoso camino de las obligaciones, la resignación, la culpa, el dolor y el sufrimiento, con igual resultado que el otorgar el derecho natural a la vida a un pájaro al enjaularlo.   

La Felicidad no es algo externo, sino Interno. Por ello, aquellos que piensan que la felicidad es algo externo buscan alcanzarla a través del mundo exterior (sin ser conscientes que este es un reflejo de su mundo interior), con igual resultado que aquella persona que desea perder peso sin actuar sobre su propia alimentación.

La Felicidad no es una casualidad, sino una Actitud. Por ello, aquellos que piensan que la felicidad es una casualidad buscan alcanzarla a través del azar sin trabajarla en su día a día, con igual resultado de un enamorado que desea ser correspondido sin mostrar su amor.  

Así pues, ahora que ya sabes que la Felicidad es un Medio, un Estado de Conciencia, un vivir en Presencia, un Fluir con la Vida, un Derecho Natural, un mundo Interior y una Actitud frente a tu día a día, ahora ya sabes que la Felicidad es un verdadero, poderoso y transformador camino de crecimiento espiritual hacia la sabiduría personal.

Ya que la Felicidad, en esencia, eres Tú. Porque Tú eres la esencia de la Felicidad, como el sol es la esencia de la luz, el pájaro es la esencia de su canto, o la flor es la esencia de su aroma. Y como toda esencia, Tú, al igual que todos, venimos a este mundo para mostrar nuestra naturaleza íntima tal y como somos: seres alegres y felices.

Si estás decidid@ a ser feliz, ahora ya sabes que tan solo debes ser Tú mism@, sabiendo que no hay más camino para reencontrarte que desprenderte de todo aquello que cubre, tapa y distorsiona, e incluso enferma, tu esencia verdadera. Porque, entre tú y yo, sinceramente, no hay nada inteligente en no ser feliz, que no te engañen diciéndote lo contrario.

Amig@, si estás decidid@ a ser feliz, respira hondo y abre todos y cada uno de los poros de tu Ser para que tu esencia auténtica trascienda tu vida, con la misma fuerza poderosa, invisible y vital del Universo que empuja a la oruga a transformarse en mariposa. 

Feliz transformación.
Feliz viaje.
Y Feliz Vida!
Pues tuya es la esencia de la Felicidad y su Sabiduría.