martes, 4 de diciembre de 2012

Manifiesto de un Buscador


Yo busco, porque he vivido y estoy viviendo.
Yo busco, para conocer los caminos que no se deben transitar.
Yo busco, porque es el único atajo hacia el éxito con uno mismo.
Yo busco, porque en la aventura de buscar me siento libre.
Yo busco, porque me revelo a verme prisionero.
Yo busco, porque quien no busca no encuentra.
Yo busco, porque quien no encuentra no vive.
Yo busco, porque quien vive se niega a dejar de soñar.
Yo busco, porque siempre te estoy buscando.
Yo busco, porque un día me perdí en tu piel y aún no me he encontrado.
Yo busco, porque por mis venas corre sangre de bucaneros.
Yo busco, porque no sé quien soy, sólo sé que soy porque empaño los cristales con mi aliento.
Yo busco, porque en los espejos no veo mi reflejo, sino el de un extraño.
Yo busco, porque necesito respuestas que en los libros no encuentro.
Yo busco, porque el flujo de la Vida cambia toda la vida en una continua transformación.
Yo busco, porque ya no tiene validez aquello que ayer creía saber.
Yo busco, porque soy un ave fénix que muere cada día para volver a nacer.
Yo busco, porque en esta vida ya acumulo muchas vidas pasadas en una misma.
Yo busco, porque para poder perdonar hay que reencontrarse.
Yo busco, porque para poder continuar el viaje hay que perdonarse.
Yo busco, porque mi espíritu mira las estrellas y reclama trascender.
Yo busco, porque en medio de la expedición me siento menos viejo.
Yo busco, porque me gusta descubrir nuevos horizontes.
Yo busco, porque en la intimidad colecciono experiencias.
Yo busco, porque me consumo en la monocromía de un solo paisaje.    
Yo busco, porque no me rindo a morir sin haber sobrevolado por Ítaca.
Yo busco, porque el camino recorrido por la vida se desvanece tras de mi.
Yo busco, porque he visto morir en vida a quienes dejaron de buscar.
Yo busco, porque recuerdo que solo hay un viaje, más allá de la ilusión de hacia fuera o hacia dentro.
Yo busco, porque sé que la suma de las partes construye nuestro todo.
Yo busco, porque aún sabiendo que poseo magia deseo encontrar al mago que tengo dentro.
Yo busco, porque encontrando uno se convierte, a cada paso, un poco más sabio.
Yo busco, porque es de las pocas cosas que sé hacer. El único camino que sé recorrer.
Yo busco, porque mientras respire sé que estoy aprendiendo.
Yo busco, porque no tengo más legado para dejar al mundo que el aprender conscientemente a vivir siendo.

Yo busco a ese Yo que no sé quién es,
pero sé que siempre puedo encontrarlo buscando,
pues mientras busca Es,
y en ese Ser lo es Todo y es Nada.