sábado, 5 de noviembre de 2011

Sé Niñ@, sé Guerrer@, sé Maestr@

Amig@, aunque no te hayas dado cuenta, debes saber que tú formas una triada en ti mism@, y que sólo te sentirás realizado en la vida cuando primero percibas, después aceptes y finalmente desarrolles cada una de tus tres facetas: niñ@, guerrer@ y maestr@.

Amig@, sé Niñ@,
porque eternamente hay un niño en ti con independencia de la edad que tengas;
porque ese niñ@ es quien te conecta con tu Yo genuino y auténtico,
mostrándote espontáneamente ante los demás tal y como es tú verdadera esencia;
porque sólo el niño que hay en ti se comunica desde el Corazón,
sin tener en cuenta ese Yo de los otros que es la Mente y que controla y dirige el mundo triste y sin rumbo de los adultos;
porque ese niñ@ sólo sabe expresarse emocionalmente,
no teniendo más lenguaje que la sonrisa, el abrazo, la caricia, el beso y el humor;
porque es el único que conoce en intimidad tu propósito en esta vida,
y su luz te guía para saberte fiel en el camino de tu destino;
y porque ese niño no sabe de tiempo más que la intensidad del momento presente,
desde ese eterno aquí y ahora que lo sintoniza con el flujo mágico de la vida.

Amig@, sé Guerrer@,
porque necesitas ser feroz en el campo de batalla interno del crecimiento personal,
ya que no hay transformación sin lucha ni tregua hacia uno mism@;
porque tienes que mostrarte valeroso frente a la guerra continua que te presenta el miedo y los apegos,
porque debes ser imbatible en la fe hacia ti mism@ para levantarte del suelo una y otra vez más de nuevo;
porque para renacer antes hay que morir, y para ello requieres del coraje del guerrer@;
y porque para alcanzar ese estado de conciencia de paz interna y felicidad serena,
debes ganártelo a pulso sanando las cicatrices que tiene el precio de la fidelidad a tus sueños.

Amig@, sé Maestro,
porque, al igual que una semilla es un árbol en potencia,
Tú eres un maestro a falta de manifestar;
porque debes saber que Tú naciste con maestría por derecho divino,
y ahora sólo falta en ti el Maestr@;
porque llevas impregnado una sabiduría innata, ancestral y universal,
y no tienes más que dejarla fluir como un manantial,
a través de reencontrarte a ti mism@ y mostrarte mediante tu don particular;
porque si ya eres Niñ@, que te conecta con tu corazón y el flujo continuo de la vida,
y ya eres Guerrer@, que arma la fe en el viaje hacia tu destino,
ya estás muy cerca de ser Maestr@ porque es tu siguiente paso por evolución natural;
y porque ese Maestr@ que llevas dentro es único en todo el universo,
y el mundo necesita de él para completar el tapiz de una mejor y renovada humanidad.   

Amig@, sé Niñ@, sé Guerrer@, sé Maestr@,
y tuyo será el reino de los cielos en la Tierra,
pues nuestro mundo exterior es un reflejo de nuestro mundo interior,
y no hay cambio, ni transformación, ni alquimia en nuestro ser,
sin la poderosa fuerza de la luz de la intensidad emocional del niñ@, la valentía del guerrer@ y la sabiduría del Maestr@, que sólo irradia desde nuestro interior. 

Amig@, no cedas tu poder a terceros,
ya que el poder de la vida reside dentro de ti para generar la realidad que quieres vivir.