sábado, 8 de octubre de 2011

Ante las venganzas ajenas, vuela alto porque ellos no saben volar

Amig@, a quienes son seres oscuros que sólo buscan hacer daño,
sé benevolente con su naturaleza, ya que cada cual actúa conforme a su nivel de conciencia.

Amig@, a quienes reafirman su identidad a través de destruir a otros que brillan más,
sé compasivo, porque hacen sólo lo que saben hacer en su nivel de crecimiento personal.

Amig@, a quienes se sienten triunfantes por haber consumado una venganza,
muéstrate desapegado de su éxito ya que no es más que una gota de ilusión efímera en medio del océano de la vida que todo lo recoloca y desdramatiza.

Amig@, a quienes deben sanar con urgencia su mente, su corazón y su espíritu,
muéstrate con humanidad porque se están consumiendo con celeridad por dentro.

Amig@, a quienes alimentan su feroz ego hambriento por destruir la imagen social de los demás,
muéstrate indulgente porque son pobres almas que en verdad se están autodestruyendo.

Amig@, a quienes sólo saben vivir entre conspiraciones y estratégias malévolas,
muéstrate inmune de espíritu porque es la mayor fuerza que los desarma.
   
Amig@, a quienes se deslizan entre el mundo de las sombras,
sé luz para que cuando hagan el cambio puedan ver una salida.

Amig@, a quienes viven en una realidad construida por sus propios miedos y carencias,
déjalos a un lado en su reino irreal y sigue tu camino donde el horizonte se abre a tu paso, el viento acaricia y renueva los paisajes, y el sol de un nuevo día calienta e ilumina tu vida.

Amig@, ante el ataque de seres oscuros, sé fiel a tu naturaleza de luz y despliega de nuevo las alas porque te reconoces libre, fuerte y seguro de construir de nuevo una nueva realidad

Amig@, ante los que sólo destruyen, vuela alto porque sabes que ellos no pueden volar.