viernes, 16 de septiembre de 2011

Las palabras cambian el mundo…, cuando las personas están preparadas

Cuando era pequeño, tenía la profunda convicción que con las palabras se podía cambiar el mundo. Pero a medida que me fui haciendo mayor, esa idea romántica se desvaneció ante la rigidez de la mente y los corazones humanos. Hasta que pasado un tiempo, redescubrí que en verdad las palabras tienen el poder de la transformación en las personas, pero sólo cuando éstas están preparadas.

Al igual que un ciego no puede ver la luz, y con ella su belleza. Una persona dormida interiormente no puede percibir el poder sutil pero profundo de las palabras.

La grandeza del poder de las palabras es que sólo se muestra a aquellos que están preparad@s para recibirlo. No obliga, ni coacciona, ni presiona a nadie. Al contrario, si la persona no está evolucionada en la intimidad de su ser, el poder de las palabras no se muestra, ya que respeta el proceso de crecimiento personal de cada uno.

El poder de las palabras es directamente proporcional al nivel de conciencia de cada persona. Las palabras transmutan la esencia de la naturaleza humana, como parte de la alquimia que transforma al gusano en mariposa, pero su poder sólo se muestra desde la frecuencia del amor. Sin el amor, las palabras son piedras duras, opacas y compactas en las manos de quienes las sustentan, y solo sirven para lanzárselas unos a otros en un juego que sólo distrae, confunde, y no lleva a nada. Pero ya en las proximidades de la dimensión del amor, las palabras irradian una luz que todo lo transforma, adaptando una nueva estética de piedras preciosas y sagradas.

Las palabras son piedras de un profundo saber universal, que sólo muestran su verdadera naturaleza a aquellas personas en cuyo interior prende la llama de la luz de su esencia humana. Los reconocerás porque son Seres Alados, los reconocerás porque en sus espaldas despuntan ya unas alas.

Las palabras tienen el poder de transformar tu vida, porque es el lenguaje de los pensamientos con los que creas tu realidad y cambias, transmutas y sanas tu propia naturaleza molecular. Y no lo digo yo, sino que a estas alturas del siglo XXI lo gritan en voz alta y públicamente la física cuántica, la física molecular y la física biológica. Y si no me crees, pregunta a cualquier científico que te lo constatará con hechos empíricos, algo que los sabios ya conocían desde la antigüedad. Mantenerse en la creencia errónea de que nuestras palabras, como lenguaje de nuestro pensamiento, no crea nuestra propia realidad, es como continuar sosteniendo la máxima de que la Tierra es plana.

Las palabras tienen el poder de transformar el mundo, desde el interior de las personas, cuando éstas están preparadas. Así que ya sabes, sé respetuoso y responsable con las palabras, porque ellas tienen el poder de crearte un nuevo mundo en tu nuevo renacer. Y ahora que ya sientes su poder, y ya te es imposible verlas como simples piedras, despliega tus alas y vuela alto, porque ellas iluminarán tu verdadero camino en un viaje maravilloso por entre mil diferentes paisajes que te llevarán al reencuentro contigo mism@ como Ser Alado.

Que la fuerza luminosa del poder transmutador de las palabras te acompañe en tu nuevo renacer, y que con ellas ilumines el camino de nuevos Seres Alados, para juntos cambiar el mundo ahora que ya somos muchos los que tenemos alas y estamos preparados.

Que el verbo (la palabra), se haga una vez más realidad!