martes, 2 de agosto de 2011

El Ángel del Fracaso

El Fracaso es transformador, sólo con uno de sus dedos cambia todo lo que toca.

El Fracaso es purificador, elimina todo aquello que ya no te sirve, por mucho que te aferres a ello.

El Fracaso es sanador, ya que te cura por dentro y por fuera, aunque ello no te exime de hacer cama y sufrir altas fiebres.

El Fracaso es sabio, porque te enseña sólo aquello que puedes y necesitas aprender en cada momento.

El Fracaso es generoso, comprende desde el amor que te enfades con él.

El Fracaso es la oportunidad, una vez más, de cambiar el rumbo de tu vida para volver a sentirte auténtico.

El Fracaso es paciente, no tiene prisas, te da toda la vida para que aprendas de tus errores.

El Fracaso es luz, porque te ilumina de manera intensa el camino equivocado.

El Fracaso es maestría, puesto que es un camino verdadero hacia la sabiduría personal que te lleva al reencuentro contigo mismo.

El Fracaso son colores que repintan tu vida monocromática con un nuevo día.

El Fracaso es horizonte donde las paredes limitantes de tu mente culturalizada ya no tienen cabida.

El Fracaso son fragancias que anuncian un nuevo y renovado amor.

El Fracaso es Amor, porque te quiere y valora tal como eres.

El Fracaso es un ángel que baja para devolverte tus preciosas alas perdidas en un día ya olvidado.

Gracias, Ángel del Fracaso, por enseñarme a crecer.

(El Poder del Fracaso: http://elpoderdelfracaso.blogspot.com/ )